Padres de familia demolerán escuela

195
ESCUELA
Resultó dañada el pasado 19 de septiembre tras el sismo

Ante la negativa del Inhife para realizar las acciones

Ixmiquilpan.- Autoridades municipales, padres de familia y vecinos de Ixmiquilpan demolerán la primaria Juan Escutia del barrio El Calvario, que resultó dañada el pasado 19 de septiembre tras el sismo.

Ayer, en conferencia de prensa explicaron que ante la negativa del Instituto Hidalguense para la Infraestructura Físico Educativa (Inhife) para hacer la demolición de las aulas dañadas por el sismo, bajo el argumento de que no hay recursos y con el fin de acelerar el proceso de reconstrucción de la escuela, el alcalde Pascual Charrez Pedraza ordenó a los arquitectos del área técnica de la Secretaría de Desarrollo Social local realizar las acciones con ayuda de los vecinos.

En conferencia de prensa efectuada en el plantel y a la que acudieron Susana Paz García, secretaria de Obras Públicas del ayuntamiento; Marcelino Capula Martínez, titular de Protección Civil; Hilario Chávez Núñez y Vicente Pérez Hernández, presidente y vicepresidente del comité de padres de familia, solicitaron la colaboración de la población para comenzar a retirar tuberías, ventanas y cableado eléctrico de las aulas afectadas para demolerlas.

Hilario Chávez dio a conocer que tras un recorrido realizado por Rodolfo Mora Santillán del Inhife, este determinó que tenían que demolerse las instalaciones, pero que el gobierno de Hidalgo no tenía dinero para hacerlo, por lo que los padres de familia debían asumir el costo.

Reveló que el funcionario exigió que los padres costearan la demolición a cambio de que Inhife reconstruyera dos aulas y sanitarios, pues advirtió que si el instituto hacía la demolición, solo construiría un salón, por lo que los tutores decidieron hacer el trabajo.

La demolición está calculada en 800 mil pesos, pero habrá un ahorro con el trabajo voluntario de la sociedad.

En tanto, el comité de padres de familia informó que de manera temporal los 87 niños matriculados continuarán recibiendo clases en el templo Bethel.

No obstante, el centro religioso solo prestará sus instalaciones por 30 días, de ahí la urgencia de avanzar en las tareas.

Comentarios