Pachuca.- A raíz de una famosa saga de películas dedicadas a los dinosaurios, titulada Jurassic Park, se despertó una curiosidad importante entre niños, niñas y adolescentes, pero los vestigios de huesos, huevos, pieles o huellas en rocas son mucho más, porque la historia de seres vivos en nuestro viejo planeta va desde pequeños organismos como una bacteria hasta grandes huesos de mamut, y todos esos fósiles conectan el pasado con el presente, nos ayudan a entender de dónde venimos, por qué somos como somos, entre muchos otros conocimientos, de eso y más trata la paleontología.

¿Qué es la paleontología?

La paleontología estudia la historia de la vida sobre la Tierra y se apoya en la biología y geología para poder responder diversas preguntas.

Sus objetos de estudio son los fósiles, es decir, evidencias directas o indirectas de un ser vivo, el cual puede ser desde una bacteria hasta huesos de grandes animales, como un mamut o un dinosaurio.

Para que los seres vivos se conviertan en fósiles deben pasar por una serie de cambios en su composición química y física, que derivan en la preservación de alguna de sus partes, como son huesos, piel, huevos, conchas o huellas de las pisadas que hoy vemos en las rocas.

La paleontología nos ayuda a entender la importancia del descubrimiento de un fósil en determinada zona geográfica.

Por eso, dicha ciencia es mucho más que solo imaginar a los paleontólogos haciendo hoyos en la tierra para encontrar huesos de dinosaurio, en realidad es una comunidad científica que investiga, explora, recolecta, interpreta y explica cada hallazgo, su contexto y trascendencia.

Una riqueza histórica… descuidada

En todas las regiones de México hay vestigios de organismos que habitaron en las tres eras geológicas en las que está dividida la historia de la vida en la Tierra, que son: la Paleozoica, que representa la “era de los peces”; la Mesozoica, la “era de los reptiles”, y la Cenozoica, la “era de los mamíferos”. Un rompecabezas en constante cambio de acuerdo con el descubrimiento de fósiles.

Sin embargo, el país carece de una política de preservación del patrimonio que obligue la aplicación de criterios únicos de conservación, registro y resguardo porque por mucho tiempo se le dio el mismo tratamiento de la arqueología, responsable de sitios antiguos.

Apenas en 1986, hace 33 años, fue asignada la tarea de proteger, conservar, investigar y difundir el acervo al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a través de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos.

De acuerdo con registros del INAH, hay 19 mil 448 objetos paleontológicos entre huesos, piel, huevos y rocas, concentrados en 10 acervos.

De ese universo, solo el 12 por ciento está bajo custodia de la institución; el 85 por ciento en universidades, museos e institutos de investigación, y 3 por ciento en manos de particulares.

Tienen registrados 32 sitios paleontológicos en los estados de México, Guanajuato, San Luis Potosí, Puebla, Oaxaca, Chiapas, Colima, Jalisco, Baja California, Nuevo León, Sonora, Coahuila y Tamaulipas.

Además, de los mil 237 museos existentes en el Sistema de Información Cultural, 142 cuentan con material o abordan temas paleontológicos, ubicados prácticamente en todo el país, a excepción de tres estados: Colima, Nayarit y Veracruz.

Sin embargo, solo algunos museos están dedicados únicamente a la paleontología; la mayoría tiene otras temáticas, pero exhiben piezas en algunas de sus salas.

Un consejo para regular

Hace 25 años, en 1994, el INAH creó el consejo de paleontología para garantizar las acciones de salvaguarda del patrimonio, vigilar la práctica paleontológica y regular y asistir la investigación científica.

Pero decayó su actividad y fue hasta 2017 que decidieron reactivarlo, por lo que actualmente está conformado por 12 vocales titulares y sus respectivos suplentes, así como una secretaría y la presidencia.

Dos investigadores de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) fueron elegidos para ocupar un lugar como vocal titular, con el doctor Víctor Manuel Bravo Cuevas, y como suplente, la doctora Katia González Rodríguez.

El reto actual del revivido consejo de paleontología no es menor, pues debe establecer las directrices para un mejor desarrollo de la investigación científica y lograr que los fósiles sean valorados como bienes patrimoniales de la nación.

Además de avanzar en el registro de colecciones y revisar el tema del turismo para evitar la sustracción de piezas a través del mercado negro.

Incluso, plantearon incentivar la interacción con las comunidades donde se localizan los yacimientos para incluirlos en los beneficios que pueda darles su patrimonio.

A la par de esos retos, el consejo organizó eventos académicos como el 15 Congreso Nacional de Paleontología y el Seminario sobre Investigación, Conservación, Restauración y Puesta en Valor del Patrimonio Paleontológico; además de exposiciones, talleres y conferencias dirigidas a público no especializado para compartir el conocimiento generado por la investigación científica, la cual va más allá de las gigantescas osamentas del mamut o las populares huellas petrificadas de los dinosaurios.

Segunda jornada de difusión

La Autónoma de Hidalgo será sede de la segunda Jornada de Difusión del Consejo de Paleontología, que preside el INAH y en el cual participa la máxima casa de estudios de la entidad.

La actividad será llevada a cabo los días 27 y 28 de noviembre en la Ciudad del Conocimiento de la UAEH, en Pachuca, y estará abierta a todo el público sin ningún costo.

Ofrecerá a los participantes conferencias magistrales con temas como: “El Museo de Paleontología de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo”, a cargo de la doctora Katia González; “Paleontología y arqueozoología, puntos de contacto y tendencias actuales”, con los doctores Eduardo Corona Martínez y Joaquín Arroyo Cabrales.

Otros temas serán: “Ámbar, la joya que encapsuló el tiempo”, con el maestro Gerardo Carbot Chanona; “Léxico estratigráfico y registro fósil: su utilidad en la cartografía geológica nacional” y “Vida a través de los últimos 500 millones de años”.

También habrá mesas redondas y conversatorios con temas como: “La historia de la paleontología en México”, con la doctora Consuelo Cuevas; así como “Geodiversidad y biodiversidad”, que coordinará la doctora Katia González con la participación de importantes investigadores.

Asimismo, habrá cursos y la exhibición itinerante con piezas del acervo del museo de la UAEH, la cual estará abierta al público del 18 al 29 de noviembre, con especial atención a grupos de estudiantes de nivel básico. Para mayores informes, las personas interesadas pueden contactar al doctor Víctor Bravo Cuevas al correo: [email protected]

Comentarios