Migrantes hidalguenses radicados en Texas, Estados Unidos, decidieron cancelar su tradicional caravana decembrina a la entidad debido a que “la delincuencia está muy dura en Hidalgo”. No se trata de un invento de este diario, es el testimonio de Miguel Estrada, integrante de la organización civil Estrada, quien en entrevista narró lo complicado que se ha vuelto venir al estado debido las extorsiones a las que se enfrentan, no solo de delincuentes comunes, sino por parte de las propias autoridades. Estrada narró que cada año partían el 20 de diciembre desde Dallas, Texas, alrededor de 200 automóviles en caravana con el objetivo de visitar a sus familiares en Hidalgo, pero frente al recrudecimiento de la delincuencia lo pensaron dos veces y este 2019 no lo harán. El migrante calculó que necesitan unos 2 mil dólares para moches y extorsiones de todo tipo, por lo que el viaje se ha vuelto, además de inseguro, muy caro. No solo eso, Estrada también relató que están pensando dejar de enviar sus remesas a Hidalgo, puesto que al recibir el dinero sus familiares son extorsionados, lo que los está orillando a pensar en cancelar su envío. Esta narración contrasta con las declaraciones del gobernador Omar Fayad, quien en entrevista señaló a este diario de fomentar psicosis y de azuzar a manifestantes para que salgan a protestar por la inseguridad que se vive en la entidad; incluso, de inventar alertas de viaje emitidas por el gobierno de Estados Unidos. ¿Pensarán lo mismo los migrantes que cancelaron este año su tradicional caravana a territorio hidalguense? De filón. Hoy, diputados subirán al pleno la iniciativa para discutir la reforma que busca legalizar la interrupción del embarazo en la entidad. Su discusión, se anticipa, no será nada tersa y tampoco se sabe si habrá consenso ni a favor ni en contra. Ya veremos.

Comentarios