Vanessa Mena

La semana pasada acudí a mi cita con el dentista. Al salir, me indicó que pasara con su recepcionista para que me “agendara” una cita. Ese verbo, “agendar”, me dejó pensando, porque aunque lo he oído muchas veces –seguramente yo misma lo he dicho–, no estaba segura de si era una palabra que ya existía o se empezó a usar en fechas recientes.

Luego de revisar varios diccionarios, como el Diccionario del español de México (DEM) y el Diccionario de la Real Academia Españala (DRAE), confirmé mis sospechas: el verbo “agendar” solo se encuentra en el Diccionario de Americanismos (DA) de la Asociación de Academias de la Lengua Española. Como lo indica ese diccionario, “agendar” solo se utiliza en el español de América –desde EU hasta Sudamérica– y significa: “Anotar alguien en una agenda datos o información. Considerar un tema problemático para su solución ulterior”. Deriva del sustantivo “agenda”, por lo que es fácil inferir su significado.

Ese fenómeno, en el cual los sustantivos son utilizados para crear verbos, se debe a que la evolución de la lengua permite que se adapten a las necesidades de los hablantes y ofrece la posibilidad de inventar palabras nuevas –neologismos, del griego neo, “nuevo” y logos, “palabra”–, en este caso, verbos. En el idioma inglés se le conoce como “conversión”, el cual se refiere al uso de las palabras en dos contextos diferentes, por ejemplo, como sustantivo y como verbo.

Eso ocurre en muchas lenguas, entre ellas el español, los sustantivos son modificados para crear verbos relacionados con el significado del sustantivo, ya sea porque no existe un vocablo que exprese la acción que se quiere designar o para abreviar una idea, como en el caso de “agendar”.

En otros números le hemos presentado algunos de esos verbos, como “accesar” y “aperturar”. Ahora le traemos una lista de otros que hasta el momento no son reconocidos por la Real Academia Española ni por el Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios de El Colegio de México, pero que son utilizados en el habla cotidiana.

Apanicar. Se utiliza para indicar que alguien cae en pánico o tiene un ataque de pánico. En el DA aparece la palabra “apanicarse”, que significa “sentir pánico”.

Cliquear. Los avances tecnológicos trajeron consigo palabras nuevas. Tal es el caso de “cliquear”, que se refiere a hacer clic en un enlace o imagen. En España se utiliza su versión “clicar”. Posiblemente en poco tiempo esa palabra sea agregada por la Real Academia Española, como ocurrió con “tuitear” y “chatear”. Porque finalmente, la última palabra siempre es del hablante.

Credencializar. Tal vez ese verbo –que aún no está registrado en el DRAE, pero sí en el DA– surgió en el ámbito burocrático, ya que se emplea para referirse a la acción de emitir y otorgar credenciales.

Direccionar. Ni el DRAE ni el DEM registran ese verbo entre sus páginas. Los hablantes lo usan para indicar que se da dirección a algo, como sinónimo de los vocablos dirigir, guiar y encauzar.

Gerenciar. Seguramente algún ejecutivo, en su afán de ser considerado un líder y ganarse el respeto de sus colegas, creó ese verbo para referirse a todas las acciones y responsabilidades que implica el cargo de gerente en una empresa.

Liderear. El DEM lo define como “encabezar una agrupación como dirigente de ella…” El DA establece que su significado es: “Dirigir o ser el líder de algo”. El DRAE indica que la palabra que se apega a esa definición es “liderar”.

Recepcionar. Tiene tres acepciones: la primera se refiere a las labores que desarrolla una recepcionista –“su trabajo es recepcionar en el edificio principal”–; el segundo significado es recibir –“es tu responsabilidad recepcionar el pedido y llevarlo a la bodega”–. El tercero proviene del DA: “Recibir un aparato de radio o televisión las ondas de transmisión”.

HABLANDO A LA MEXICANA

Del país en el que cantinflear y catafixear son una palabra pero no significan lo mismo, es de esperar que haya un montón más de esas “mexicanadas”. Que si usamos mucho la “ch” por “chida”, que si le cambiamos el sonido a la “x” a diestra y siniestra o que si abusamos del diminutivo, lo que sea, pero: al resto de los hispanohablantes “les cuesta uno y la otra mitad del otro entendernos”.

Por esa misma razón, Algarabía se ha dado a la tarea de recopilar palabras y frases cotidianas del habla mexicana. En nuestro suplemento podrás encontrar sustantivos, adjetivos, verbos y adverbios y, evidentemente, todo tipo de frases coloquiales; desde luego, aquellos que cualquier mexicano pueda entender sin meternos en regionalismos, así que… ¡a darle, que este suplemento no se va a leer solo!

Comentarios