París… ¿mi segundo hogar?

1432
París,UAEH

La UAEH da al alumnado garza la oportunidad de estudiar en el extranjero

JOSEFINA MEDINA ARELLANO
Licenciatura en gastronomía

Mi nombre es Josefina Medina Arellano, soy estudiante del octavo semestre de la licenciatura en gastronomía. Al pertenecer a la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) me interesé por la oportunidad que nos da de estudiar en el extranjero y ahí poder realizar prácticas profesionales. Para ser exacta, estudié en la Universidad de Nanterre, en París, en la cual cursé cuatro materias con profesores y compañeros franceses, e hice mis prácticas en un restaurante llamado Gentle Gourmet, ubicado en el centro de la ciudad de las luces, desde agosto hasta noviembre de 2017.

Al ser un restaurante gourmet de cocina francesa, con una localización privilegiada en el centro de la capital de Francia y con precios elevados, estar ahí se convirtió en una de mis experiencias más desafiantes, en la cual la calidad, el sabor, la presentación, la rapidez de los platillos y el idioma eran algo esencial.

Los primeros días fueron muy duros para mí. Para empezar, en la escuela no entendía muy bien el idioma, era un lenguaje técnico y lo hablaban muy rápido. La cultura francesa es totalmente diferente a lo que estoy acostumbrada, personas muy agitadas y a veces algo serias. Y la comida ni se diga, me hacían mucha falta mis tamales, tortillas, frijoles y toda la gastronomía de mi hogar.

Sin embargo, desde que puse un pie en Francia sabía que yo había sido bendecida, ya que era una gran oportunidad para poder estar en otra ciudad y, créanme, no era cualquier ciudad, era París, la ciudad de las luces, la ciudad del amor. Cada día lo aproveché al máximo, quería conocerlo de pies a cabeza, visitar cada lugar.

Al final me enamoré de París con sus edificios haussmanianos, cada uno de cinco pisos, con piedra caliza y balcones peculiares. Techos de hierro perfectamente inclinados, para que los rayos del Sol, que es muy escaso y preciado en la ciudad, choquen contra ellos y reboten, dando una iluminación de cuento de hadas en las calles. Pero ahí no acaba: cada avenida grande termina con un hermoso monumento, que la hace parecer una ciudad enorme, inmensa, imposible de terminar de conocer.

Ir de intercambio a estudiar o realizar prácticas profesionales se convierte en experiencias donde ponemos en juego los conocimientos adquiridos durante nuestro proceso formativo, conocemos los requerimientos reales de un trabajo, obtenemos una visión más amplia y, como futuros profesionistas, un perfil muy competente. Durante el proceso de movilidad es importante recordar que cualquiera que sea la ciudad a la que vayamos, nosotros somos embajadores de nuestra universidad, por lo que debemos tener una actitud positiva y dar lo mejor de nosotros para poner en alto el nombre de nuestra casa de estudios.

Viajar nos permite desarrollar diversos valores: trabajo en equipo, responsabilidad, actitud para aprender y aportar nuevas ideas, respetar y obedecer los lineamientos. Y al final, lo más importante, confiar en nosotros mismos, creer en nuestros sueños y ponernos metas grandes.

Nos debemos sentir muy orgullosos de ser parte de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, que nos permite desenvolvernos en diferentes campos.

Igualmente, agradezco a toda la parte administrativa de relaciones internacionales, quienes siempre han estado apoyándonos y al pendiente de nosotros para que esta experiencia sea de lo más fácil y agradable posible.

Porque soy orgullosamente universitaria. Amor, orden y progreso.

Comentarios