La discrepancia, el enojo y, sobre todo, el doble discurso demagógico se avistó desde el momento en que el árbitro electoral determinó atender reclamos y poner orden a esa anarquía parlanchina de los charlatanes que ofrecen el paraíso terrenal si el poder les sonríe con el voto ciudadano.
Esa laxitud, por encima de los ordenamientos legales y en abierta campaña adelantada, con la que, por ejemplo, desde hace rato se desenvuelve Andrés Manuel López Obrador, seguido de Ricardo Anaya y del neo demócrata poblano Rafael Moreno Valle, en los medios electrónicos, lindaba en la impunidad.
El enojo albiazul y tricolor contra López Obrador por el abuso de los tiempos oficiales para dizque promover a sus candidatos y sus organizaciones políticas, cuando en burda realidad es autopromoción en la carrera presidencial que, para él, arrancó desde el primer intento fallido por ganar la presidencia de la República, se matizó cuando Anaya operó en similares condiciones y Enrique Ochoa hizo lo propio.
Por ahí siguieron otros aspirantes, varios de ellos que no llegaron a la nominación de las candidaturas que se disputaron luego gubernaturas, alcaldías y diputaciones locales en los comicios de junio último.
¿Quién gana, quién pierde? Finalmente la molestia tuvo fundamentos y, aunque tardíamente, fue atendida por el Instituto Nacional Electoral, cuya decisión fue establecer reglas aplicables en el proceso electoral 2017-2018 que arranca el mes entrante, pero al prohibir que dirigentes partidistas, funcionarios públicos y ciudadanos aspirantes a un cargo de elección popular se promuevan en radio y televisión, se ganaron el rechazo y descalificación de quienes precisamente demandaban justicia y piso parejo, es decir, que se inhibiera la autopromoción fuera de los tiempos electorales.
Por eso, este miércoles 16 de agosto, en el Instituto Nacional Electoral se declararon dispuestos para defender esos lineamientos que prohíben la promoción de aspirante a cargos de elección popular.
“Es perverso que los actores políticos mantengan un doble discurso en este tema”, calificó el consejero electoral Marco Antonio Baños, presidente de la comisión de radio y televisión del INE.
Y tiene razón porque, de acuerdo con información por él aportada, gobiernos y funcionarios de varios niveles han acumulado 274 impugnaciones contra las reglas de la llamada “cancha pareja”.
Siete gobernadores, entre ellos los del Estado de México, Sinaloa, Colima y Chiapas, además de 116 de diputados, 52 de senadores y hasta la presidencia de la República, son los actores de dichas impugnaciones, en soslayo de lo que en su momento impugnaron en público y privado.
Pero, vaya, los lineamientos, su emisión, responden a una petición de aclaración de criterios de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, a lo que se suma que en el pasado proceso electoral hubo reiteradas quejas sobre aparición de funcionarios públicos en los estados con elecciones.
El consejero electoral Marco Antonio Baños recordó que algunos partidos acusaron al INE de no hacer nada para evitar acciones que pusieran en riesgo la equidad de la contienda. Ahora impugnan los lineamientos que exigieron. Y puntualizó:
“No se emitió la ley esta última que se llamó de propaganda institucional y creo que sí había confort de todos los partidos, estaban cómodos con el tema hay que decirlo con toda claridad, pero dentro de esa comodidad había un juego perverso a la contienda política y ese juego perverso estaba en señalamientos a la autoridad porque no hacía nada frente a lo que hacían los servidores públicos de esos partidos, ahora que emitimos estas normas de cancha pareja y ahora su opinión es que invadimos atribuciones del Legislativo y es dónde han visto la realidad de que esas normas deben ser emitidas”.
En fin, el caso es que el próximo 8 de septiembre entran en vigor estos lineamientos. El magistrado electoral Reyes Rodríguez, dijo que se hará lo posible por desahogar las impugnaciones de los quejosos. Aunque abrió un resquicio que implicaría decisión salomónica, porque dijo que hay tiempo para hacer modificaciones a lo ya aprobado. O sea, para qué tanto brinco, estando el suelo tan parejo… entre parlanchines y charlatanes. Conste.

[email protected]
@msanchezlimon

No votes yet.
Please wait...

Comentarios