Paro nacional de médicos, si no se libera a doctor acusado de homicidio doloso #TodosSomosLuis

606

El personal médico demandó la intervención directa del presidente Enrique Peña Nieto y advirtió que se está generando una “olla de presión” con el encarcelamiento de médicos que “puede salirse de control”.

Con el hashtag #TodosSomosLuis, unos 50 mil médicos y enfermeras en 76 ciudades de todo el país se movilizaron el domingo, en demanda de la liberación de Luis Alberto Pérez Méndez, traumatólogo pediatra preso desde hace seis días como presunto responsable del delito de homicidio doloso eventual por negligencia médica cometido en agravio de un menor de edad quien sufrió la fractura de un brazo y al ser operado, falleció.

Julio Bueno, secretario General del Movimiento #YoSoyMédico17, aseguró que se ha acreditado la inocencia de su colega, sin que ninguna autoridad haya salido en su defensa, de ahí que tomaran la decisión de salir a las calles. Advirtió que si Pérez Méndez no es liberado a más tardar este viernes, habrá un paro general de labores; además, pidió la intervención directa del presidente Enrique Peña Nieto.

Los hechos ocurrieron el pasado 26 de noviembre cuando el menor sufrió una fractura en el brazo mientras jugaba en San Pablo Huitzo, del municipio de Etla, en Oaxaca. En un primer momento fue trasladado al centro de salud de Telixtlahuaca y, por indicaciones del personal médico, lo llevaron al hospital civil Doctor Aurelio Valdivieso.

Ahí les informaron que la atención tardaría ya que no contaban con personal suficiente por ser domingo, así que los padres decidieron llevarlo a un hospital privado de la colonia Reforma en la capital oaxaqueña, donde el pequeño sería operado por el traumatólogo pediatra Luis Alberto Pérez Méndez.

“Tuvo una complicación en el transquirúrgico, al darse cuenta los médicos que hubo esa complicación, deciden trasladar al paciente a otro hospital pero los familiares se opusieron y eso retrasó el traslado del niño y al llegar a otro hospital que sí contaba con cuidados intensivos, fallece. Entonces, el fiscal refiere que hubo un dolo del médico que atendió al paciente en una unidad que no tenía unidad de cuidados intensivos”, relató Julio Bueno.

A principios de febrero se libró la orden de aprehensión que fue ejecutada la noche del lunes 2 de abril, por lo que el doctor quedó en prisión preventiva tras decretarse de legal su detención y comunicarle la imputación.

El responsable del movimiento #YoSoyMédico17 advirtió que desde que inició su lucha en defensa de los derechos del personal médico se han reunido con los secretarios de Salud, Mercedes Juan y José Narro; con las comisiones del Salud del Senado y la Cámara de Diputados; y con representares de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), sin que nadie atienda sus demandas.

“Y a nadie le interesa, el problema es que está siendo un olla de presión y si siguen encarcelando médicos, como en esta ocasión, esto puede salirse de control. Esto que sucedió con este fiscal marca un parteaguas: el médico va a trabajar con desconfianza; la relación médico-paciente la terminan de cortar de tajo, de por sí está dañada por diferentes aristas, como son los insumos, la precariedad de los servicios de salud y la falta de inversión, con este tipo se situaciones, la relación médico-paciente se corta de tajo, va a actuar a la defensiva, va a pedir más estudios”.

Comentarios