La instalación de los parquímetros en el primer cuadro de Pachuca ya llevó incluso a que comerciantes discrepen entre ellos respecto a su conveniencia. Cuando el gobierno del exalcalde Eleazar García Sánchez planteó el uso de los parquímetros para mejorar la movilidad, parecía haber consenso entre los comerciantes. Pero hoy, cuando han pasado alrededor de dos años desde que inició su operación, ese consenso se esfumó. Miembros de la Asociación de Comerciantes y Vecinos del Centro Histórico de Pachuca (Acocepa) manifestaron que los supuestos beneficios que traería la operación de los parquímetros no se han visto en ningún parte. Dijeron discrepar de Miguel Tellería, representante de la agrupación Pro Centro, respecto a que los parquímetros han beneficiado al comercio del primer cuadro de la ciudad. Al contrario, dicen los representantes de Acocepa, los supervisores de Movi Park ahuyentan a los visitantes del centro de Pachuca, por lo que sus ventas han caído hasta 40 por ciento. Esta asociación de comerciantes agrupa a aquellos de viejo cuño, quienes han visto distintas épocas de esa zona tradicional de la capital hidalguense. Por tanto, sus argumentos no deben echarse en saco roto. Quien ha sido víctima de los criterios del personal de Movi Park sabe lo que es sentir un asalto en despoblado. Reglas poco transparentes y un ánimo más de exprimir que de ordenar la circulación en el centro histórico son factores que provocan repulsión. Ojalá que la alcaldía escuche. De filón. No sobraría darles un curso de manejo intensivo a elementos de la Policía investigadora de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Hidalgo (PGJEH). Resulta que en los últimmos dos años han chocado más de 20 vehículos de modelo reciente en diversos accidentes mientras realizaban su trabajo.

Comentarios