Participan cerca de mil personas en Viacrucis

209
tulancingo

 

Tulancingo.-

La mañana de ayer, durante el recorrido del Viacrucis en Tulancingo, que reunió a cerca de mil personas, Domingo Díaz Martínez exhortó a reflexionar sobre la posibilidad de cambiar la pasión por la salvación, de acuerdo con lo que vivió Jesús antes de su muerte.
A lo largo de las 14 estaciones sugirió darle ese giro a la vida que cada una de las personas lleva a diario, con el desafío de no mirar atrás y buscar siempre el amor de Dios y al prójimo.

En la primera estación invitó a que, contrario a lo que sucede hoy en día, se busque hacer el bien al prójimo, aun cuando este calumnie, critique y maldiga; su reflexión se centró en no hablar mal del familiar o vecino y por le contrario sufrir con paciencia las flaquezas de quien ofende.

El obispo exhortó a no dejarse caer por el pecado y si así sucede, levantarse con más fuerza, limpiar las impurezas y purificarse.
De la sexta a la novena estación se centró en la misericordia que debe reinar en la mente y corazón del cristiano: ayudar a quien sufre y lo necesita; respetar, promover y defender los derechos del hombre y sobre todo de la mujer, así como abstenerse de despojar de sus propios bienes a las personas.

En las últimas estaciones del Viacrucis de este año, el monseñor pidió la promoción de la paz con el propio testimonio de vida, que no se base en la búsqueda de pleitos o genere violencia en un país como México, que lo sufre en su acontecer diario.
El recorrido fue desarrollado por las principales calles de Tulancingo y reunió a cerca de mil personas; tuvo una duración total de 2:30 horas.

Adultos mayores, padres de familia, jóvenes, niñas y niños acompañaron la representación del camino que siguió Jesús hacia la cruz antes de su muerte, con el trayecto que inició a las 8 horas en la catedral y culminó en el mismo lugar, ante la presencia del párroco Juan Bautista.

Comentarios