IRÍA FERRARI
Pachuca.- Al principio de una relación, el sexo es fácil y abundante, existe la verdadera pasión, pero al cabo de un tiempo el juego erótico corre el peligro de volverse aburrido y la pasión pierde intensidad. ¿Cómo evitarlo?, ¿cómo debes despertar esa pasión oxidada?
Para empezar, es importante que destierres falsas creencias del tipo “el placer ha de surgir de forma natural o sin esfuerzo” o “el placer depende de tu pareja y de lo que haga o no conmigo”.

Aleja de ti esas ideas. Es algo tan simple como que lo que antes funcionaba en algún momento deja de funcionar, se vuelve monótono y cada vez apetece menos.

Si eso te ocurre, enciende la señal de alarma y pon manos a la obra.

Si nunca has hablado de sexo, no esperes más. Quizás no esperas lo mismo ni te gusta lo mismo, o lo que antes te encantaba ya no funciona. Explícale que te gusta y que no.

Qué falta y qué podría mejorar, que te cuente lo mismo a ti.

Sinceridad, con respeto y tacto. Incluye en sus conversaciones la sexualidad, no hay nada que alimente más nuestro deseo que el hablarlo de manera continua.

Fórmula antirutina

Atrévete con algo nuevo, desconocido, tira de literatura erótica, de tus propias fantasías, de cine erótico, grabados en video, etcétera.

No rechaces por sistema. Muchas veces comenzamos sin ganas y terminamos disfrutando, no pierdas una oportunidad, no digas no por costumbre, cámbialo por un: “¿y por qué no?” ¡Déjate llevar!
Muchas veces el no viene motivado por una larga jornada laboral, por los niños (si los hay), por el cansancio acumulado de la semana, etcétera.

Pero si nos dejamos llevar un poquito y luchamos contra el no, el cuerpo reacciona de manera inmediata.

Si das el primer paso puedes llevarte una grata sorpresa. Quizás tu pareja no se lo espera. Puedes preparar un ambiente adecuado, velas, un buen vino, ropa interior sexy.

Dormir desnudos es otra idea, es agradable sentir el cuerpo de la persona que quieres, favorece la intimidad de la pareja.

Juega con tu pareja

Existen infinidad de juguetes que pueden hacer pasar un rato agradable (echa un ojo a los que te proponen en SaciaSex).

Es más, si no te convencen, no hace falta que utilices juguetes eróticos, puedes elegir algo más sutil: aceites de masajes, geles, pintura corporal, lo que tu imaginación te sugiera.

Visiten juntos una sex shop, pregunten, curioseen, etcétera.

Cambia el dónde y el cuándo. ¡Busca sitios diferentes! Y también busca momentos que no sea siempre a la misma hora y en el mismo sitio.

Hagan su “pacto secreto”. ¿Y si pactan una noche de masajes a la semana? La sexualidad no son solo los genitales; vuelve a descubrir el cuerpo de tu pareja, con las manos, con la lengua, con una pluma…
Exploren todos los recovecos de su cuerpo buscando nuevas zonas erógenas y bésense larga y profundamente.

No olviden las buenas costumbres… Mantengan el juego erótico todo el día, déjale mensajitos en la cartera, o manda Whatsapp sugerentes, anticípate “calentando motores” sobre lo que le propones hacer esa noche.

Recuperen el beso e incluyan todos los días al despedirse y al llegar a casa.

Vacaciones

Durante la vacaciones de verano puede resultar difícil compaginar la vida íntima de pareja por varias circunstancias.

Si se tienen hijos, porque estos ya no van al colegio y pasan más tiempo con sus padres; pero si no tienen hijos, una de las dificultades es que algunas parejas acostumbran a viajar en el verano con familiares y amigos, lo que hace más difícil disfrutar de momentos íntimos.

Te propongo estas soluciones:
*Aprovecha los momentos solos. Cuando se va de vacaciones con más personas, suele ser complicado tener momentos íntimos, pero eso puede ser realmente emocionante. Intenten escapar del grupo durante media horita o un ratillo que puedan, vayan al campo, a la playa o a algún lugar recóndito y dar rienda suelta a su pasión.

Incluso, si les da un poco de vergüenza, elijan horas tempranas o tardías para que la luz del día les sirva de cómplice.

Esa pauta les ayudará a reactivar la pasión, a conectar con ustedes otra vez y a aumentar la complicidad.

*Dejen a los niños con alguien. Si están de vacaciones, pero no las disfrutan íntimamente por los más pequeños, pueden hacer dos cosas.

Una, aprovechar los momentos en los que están durmiendo o agotados, como después de comer o durante la noche, o dejar a los niños con los abuelos o con alguien de confianza.

Recrea una primera cita. Ese es un consejo que a muchas parejas les da vergüenza, pero que resulta totalmente novedoso y emocionante, consiste en volver al primer encuentro, a sentir aquello que tuvieron por primera vez, a pensar en qué ponerse y qué hacer.

Pactar quién va a planificar la cita y, la otra persona, tan solo debe dejarse llevar. Si quieren, otro día pueden intercambiar los papeles.

Es una forma estupenda de reactivar la pasión y de innovar en pareja.

*Haz algo que nunca harías. Plantéense un reto que estén dispuestos a asumir si ambos forman parte de él.

Por ejemplo, volar en ala delta, hacer piragüismo, probar un nuevo plato mexicano, etcétera.

Lo importante es que ese reto lo hagan juntos. Ya verán como después de llevarlo a cabo sentirán una conexión más íntima y estarán encantados de reactivar la pasión. Esta surgirá por sí sola.

Incide en la necesidad de escapar de las rutinas, echarle imaginación y darle la vuelta a los conceptos sexuales que tenemos:
Ponlo en la agenda: sí, a todos nos gustaría ser tan espontáneos e improvisados como al principio, pero cuando entran en la ecuación el trabajo, los hijos y demás obligaciones, la búsqueda de espontaneidad puede llevar a la abstinencia absoluta.

Despejar una tarde en la agenda de ambos y dedicarla a relajarse y explorar, puede hacer maravillas por la pasión.

¿Nunca te apetece? No hay nada de malo en usar una ayudita: hay personas que no sienten deseo en su vida cotidiana, pero que una vez comenzada la relación, se activan y disfrutan de ella.

Es normal, y si te pasa, puedes ayudarte de novelas o películas eróticas para poner en marcha la maquinaria.

Abandona el perfeccionismo: no todas sus sesiones de sexo tienen que durar una hora y estar llenas de juego previo y acrobacias varias. Un “aquí te pillo, aquí te mato” disminuye el obstáculo del tiempo y puede añadir un poco de pimienta a un lunes cualquiera.

¿Variedad y novedad? Sí, siempre que te apetezca: por mucho que hayas leído sobre disfraces, juguetes o hacerlo en un sitio público, si no es algo que te excite, de antemano al menos un poco, te sentirás artificial y tensa. A veces las fantasías más efectivas son las más sencillas.

No tengas miedo a pedir lo que quieres y a dar feedback: ¿le has sugerido a tu chico que te diga frases picantes y parecía salido de una peli porno de tercera categoría? En lugar de abandonar la idea para siempre, saca el tema más adelante con delicadeza y dale alternativas que funcionen mejor.

Empieza por otras formas de intimidad: si su vida sexual lleva tiempo en punto muerto, es probable que otras áreas de conexión de la pareja también estén afectadas. En lugar de ir directamente a la cama, tómense un tiempo para charlar como en las primeras citas, darse un masaje o compartir una experiencia divertida.

Eso sí, en ocasiones la falta de interés por el sexo o el bajo deseo sexual puede venir motivado por causas orgánicas o psicológicas e incluso una mezcla de ambas (medicamentos, trastornos metabólicos, estrés, ansiedad, miedos, problemas de índole personal).

En ese caso, aconsejan acudir a un profesional que les ayude a disfrutar de una vida sexual satisfactoria.

  • Visita
    Si te quedaste picado, no te preocupes, tenemos más de donde salió esto para mantenerte despierto toda la noche, por eso visita www.revistadandoydando.com.mx o búscanos en Facebook como Revista Dando y Dando, donde tenemos más y más para darte de qué hablar

Comentarios