Patronato Universitario, sinónimo de certidumbre económica de la UAEH

1319
Jorge Luis Bautista

La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, como lo ha afirmado en múltiples ocasiones el gobernador del estado Francisco Olvera Ruiz, es un orgullo para las y los hidalguenses y para el país, ya que sus estándares de calidad académica la ubican entre las mejores cinco instituciones públicas de educación superior de México, a pesar de no contar con un presupuesto elevado como ocurre con otras universidades.
El uso de los recursos de manera transparente y eficiente, como también ha reconocido el mandatario estatal en distintas ocasiones, ha sido la piedra angular del desarrollo exponencial de la máxima casa de estudios en el estado, lo cual ha derivado en la ampliación y modernización de su infraestructura en beneficio de los estudiantes, algo que es más que evidente y perfectamente verificable, aunque algunos resentidos oficiosos se nieguen a reconocerlo.
Hoy, la Autónoma de Hidalgo no solamente es un referente de calidad educativa a nivel estatal, sino que su prestigio ha trascendido las fronteras estatales y ahora es reconocida en el ámbito nacional y también a escala internacional, todo ello gracias a la planeación de su desarrollo de largo aliento que se gestó hace dos décadas, así como el pulcro ejercicio de los recursos que administra, mismos que se han invertido en favor de la calidad académica que ha redundado en egresados de excelencia.
En ese contexto, cabe destacar que hace unos días la máxima autoridad de la Autónoma de Hidalgo, el Honorable Consejo Universitario presidido por el rector Humberto Veras Godoy, atestiguó la rendición de protesta de los cinco integrantes del Patronato Universitario, un hecho sin precedentes en los anales universitarios, en cumplimiento a lo dispuesto en la nueva ley orgánica que rige a la máxima casa de estudios en el estado.
Cabe recordar que en diciembre de 2015 el pleno del Congreso del estado aprobó las disposiciones de la nueva Ley Orgánica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, que entre otras cosas, considera el reconocimiento y regulación del Patronato Universitario como autoridad; la constitución de la junta de gobierno; así como la inclusión de la figura del Defensor Universitario, todos ellos elementos que mejorarán la parte de la gobernanza de la institución.
Las nuevas disposiciones avaladas por el Congreso estatal entraron en vigor el primero de enero del año en curso, por lo que hace unos días rindieron protesta como miembros del Patronato: José Manuel Covarrubias Solís, Patricio Arriaga Alarcón, Carlos Daniel García Reyes, Guillermo Sánchez Arrieta y Gerardo Sosa Castelán, con base al artículo 47 de la legislación universitaria.
Se preguntarán cuál es la trascendencia de lo anterior. La respuesta es que los cinco patronos tendrán la responsabilidad de vigilar, salvaguardar y gestionar el incremento al patrimonio universitario, conformado por los edificios, la investigación, los proyectos, docencia, extensión, entre otros.
Estas tareas que realizarán los patronos contribuirán a la gobernabilidad de la máxima casa de estudios en la entidad, ya que garantizadas las fuentes de financiamiento para el pago de los salarios de profesores, investigadores, funcionarios y personal administrativo, se evitarán problemas laborales y se garantizará la continuidad de las clases en beneficio de los alumnos.
Existen lamentables ejemplos de instituciones de educación superior en el país que actualmente están al borde de la quiebra financiera, o están en camino de ello, debido al dispendio de los recursos que administran o bien porque les son “escamoteados” por parte de los gobiernos de sus respectivas entidades, como es el caso de la Universidad Veracruzana.
La Autónoma de Hidalgo es una de las pocas instituciones de educación superior en México que cuenta con un patronato en su estructura y que además puede presumir finanzas sanas.
De esta manera, gracias a las actividades del Patronato la comunidad universitaria podrá dedicarse a lo que le corresponde: Que los académicos impartan mejores clases; que los alumnos aprovechen a sus catedráticos y que los investigadores sigan su labor.
Los integrantes del Patronato son personas de amplia trayectoria profesional que no percibirán ninguna remuneración económica, ya que se trata de personas maduras, juiciosas y con solvencia financiera: El ingeniero José Manuel Covarrubias Solís, quien fue director de la Facultad de Ingeniería; secretario y tesorero de la UNAM por más de 20 años en esta última función; Guillermo Sánchez Arrieta es contador púbico por la UAEH y es contralor de la empresa Bimbo desde 1978.
Los otros patronos son: Patricio Arriaga Alarcón es director general, accionista y miembro del consejo de administración del Grupo Arriaga y pertenece a la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Hidalgo; Carlos Daniel García Reyes, quien estudió contaduría en la Universidad de Hidalgo, fue coordinador de la división de administración y finanzas; y consejero universitario en diversos momentos en su carácter de alumno, profesor y funcionario.
Gerardo Sosa Castelán, quien fue ratificado como presidente del Patronato Universitario, realizó estudios de licenciatura en derecho y maestría en criminología en la Autónoma de Hidalgo. Presidió el club de futbol Pachuca y ha ocupados diversos cargos de elección popular.
El futuro para la UAEH pinta promisorio con la labor de los integrantes del Patronato Universitario, todo ello en beneficio de los alumnos y del estado. Por eso amigo lector, primero lee, piensa, decide y actúa.

Comentarios