Patrullas por contrato

388
editorial

El gobernador Omar Fayad reveló, tras insistentes preguntas de reporteros, que las 350 patrullas nuevas que presentó recientemente, como parte de la estrategia Hidalgo Seguro, no fueron compradas sino arrendadas. El gobierno, explicó Fayad, no compró los vehículos sino que contrató la prestación de un servicio “porque Hidalgo no tiene dinero para comprar tantas patrullas”. Quizá el mandatario acudió a esta estrategia por necesidad pero al final le salió una mejor jugada. Resulta que al contratar el servicio por uso de patrullas, el gobierno estatal ahorrará porque no tendrá que volver a programar presupuesto para renovar las patrullas a mediano o incluso corto plazo, pues el mismo contrato prevé su sustitución en tres años. Esto implica ahorrar en todo lo que supone mantener automóviles que envejecen rápido por un uso intenso. Parece esta una decisión sensata del gobierno estatal que da pie a preguntar por qué no se pensó desde antes en esta opción. Si representa ahorro de presupuesto y menor complicación, entonces, ¿por qué otras administraciones no eligieron esta opción? ¿Había negocios de por medio (los famosos moches)? ¿Simple ineptitud administrativa? De filón. Al igual que lo hizo en su tiempo Francisco Olvera, el gobernador Omar Fayad adelantó que su informe no será una faraónica ceremonia que sirva para rendir culto al mandatario en turno. No habrá gobernadores de otros estados, ni obispos ni diplomáticos de otras naciones. Su meta, explicó, es más bien que los hidalguenses se enteren qué hizo durante los primeros 12 meses de gestión. Dijo que habrá sorpresas respecto a la forma en que presentará su informe. Desde aquí le sugerimos que su informe sea sustancial, que presente verdaderamente lo que le importa a sus gobernados. Efectivamente, los mexicanos, y los hidalguenses están cansados de discursos huecos y cifras que no se reflejan en la realidad. De refilón. El rector, firme, si el gobierno cumple con sus compromisos financieros, los universitarios no saldrán a las calles.

Comentarios