De aumentar la extracción del acuífero Tecocomulco existe el riesgo de sobreexplotarlo, lo que pone en peligro la sustentabilidad ambiental y el abastecimiento de los habitantes de la región, de acuerdo con el estudio técnico de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Tal análisis publicado ayer en el Diario Oficial de la Federación (DOF) propone controlar la extracción de agua subterránea en la totalidad de la superficie del acuífero con tal de no dañar el ecosistema.

 

Extracción y peligros

De acuerdo con el censo de captaciones, en el acuífero Tecocomulco la extracción del agua subterránea es de 13.1 millones de metros cúbicos anuales, de los cuales el 94.6 por ciento se destina para uso público urbano, el 5.2 por ciento industrial y 0.2 por ciento pecuario.

El máximo volumen que puede extraerse del acuífero para mantenerlo en condiciones sustentables es de 27.3 millones de metros cúbicos anuales, que corresponde al volumen de recarga media anual.

La disponibilidad de agua subterránea es limitada, por lo que “el incremento de las actividades agrícolas y de la población exigirá cada vez mayor demanda para cubrir las necesidades básicas de los habitantes”, explica el documento.

“Ante un posible aumento en la demanda, se corre el riesgo de que la extracción se incremente y rebase el volumen máximo para mantener en condiciones sustentables al acuífero”.

Esto generaría “la sobreexplotación y la disminución e incluso desaparición del caudal base hacia los ríos y de los manantiales, situación que pone en peligro la sustentabilidad ambiental y el abastecimiento para los habitantes de la zona, al impactar en las actividades productivas que dependen del agua y en el medio ambiente”.

Los efectos por la explotación intensiva en el acuífero Tecocomulco son la “profundización de los niveles de extracción, la inutilización de pozos, el incremento de los costos de bombeo y el deterioro de la calidad del agua subterránea”.

 

Y aumentará población: estudio

Con base en las proyecciones del Consejo Nacional de Población, y con los datos de los censos realizados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, se prevé que para 2030, 16 mil 893 personas vivan en la superficie del acuífero.

El 79.8 por ciento de la superficie del acuífero pertenece a Hidalgo, cifra que equivale a 380 kilómetros cuadrados.

La superficie total cubre 476.2 kilómetros cuadrados y comprende parcialmente los municipios de Apan, Almoloya, Tepeapulco, Singuilucan y Cuautepec y el resto en localidades de Puebla.

En la superficie del acuífero Tecocomulco viven 13 mil 762 habitantes, ubicados en 106 localidades, todas ellas rurales.

Las principales son Tecocomulco con 599 habitantes, Santa Ana Chichicuautla con 563 habitantes, San Miguel con 454 habitantes, Piedra Ancha con 440 habitantes, el Tepozán (San Gabriel) con 422 habitantes y Francisco Sarabia (Corralillos) con 401 habitantes.

Además del Paredón con 2 mil 413 habitantes y Tres Cabezas con 920 habitantes, ambas pertenecientes a Puebla.

 

Comentarios