La próxima semana el presidente Enrique Peña Nieto estará cumpliendo por cuarta ocasión con el mandato del artículo 69 constitucional, que marca que en la apertura de sesiones ordinarias del primer periodo de cada año de ejercicio del Congreso, el presidente de la República presentará un informe por escrito, en el que manifieste el estado general que guarda la administración pública del país.
Hace un año, el titular del ejecutivo, previo a su informe presidencial dio a conocer 10 cambios al interior de su equipo de trabajo más cercano. Se prevé que este primero de septiembre haga lo propio. En mi columna de ayer, advertía quiénes sería los inamovibles, los cuatro secretarios que a mi modo de ver no deberían ser removidos del cargo.
En ese sentido, considero que todos los demás pueden ser desplazados de su cargo sin mayores consecuencias, incluso algunas dependencias requieren urgentemente un cambio de dirigencia, con la finalidad de que pronto puedan observar resultados importantes rumbo al 2018, año en que según las últimas encuestas su partido podría perder la presidencia.
Hace unos días Peña Nieto ya anticipó que habrá relevos en su gabinete y a partir de allí se hacen toda una serie de conjeturas; yo considero que los cambios se darán en función de los resultados obtenidos y evidentemente con implementar exitosamente las reformas constitucionales, ejes fundamentales de su mandato.
Comenzaría mi lista con la titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial Urbano, Rosario Robles, quien el año pasado ya fue considerada para una remoción, pero se salvó y continuó en el gabinete, pero de acuerdo a los resultados obtenidos, seguramente en esta ocasión no será así y podría irse despidiendo de su oficina.
Otro de los posibles cambios podría ser José Antonio Meade, quizá no se le descarte del gabinete de forma definitiva, pero el mandatario podría moverlo a una posición más estratégica, sobre todo si consideramos que el actual secretario de Desarrollo Social es uno de los que suena para la candidatura presidencial.
Debido a la falta de resultados y a la reciente ruptura con los padres de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa, en la Procuraduría General de la República podría haber grandes cambios, comenzando incluso con la procuradora Arely Gómez y Tomás Zerón.
En fin, muchos otros más, seguramente el presidente se encuentra afinando los últimos detalles y en breve anunciará los cambios, los cuales seguramente sería los definitivos antes de concluir su administración.

@jlca007
Publicado en SDPnoticias

Comentarios