No serán citados ante un juzgado, como lo había solicitado Emilio Lozoya, exdirector de Pemex

Ciudad de México.- El expresidente Enrique Peña Nieto y otros exfuncionarios supuestamente implicados en la venta de la planta chatarra Agronitrogenados a Petróleos Mexicanos (Pemex) no serán citados a declarar ante un juzgado, como lo había solicitado Emilio Lozoya, reveló Reforma.

De acuerdo con el diario, el tercer tribunal colegiado penal determinó que es infundada la queja promovida por el exdirector de Pemex para que al menos siete exfuncionarios, entre ellos Peña Nieto, el exsecretario de Hacienda, Luis Videgaray y el extitular de Energía Pedro Joaquín Coldwell comparecieran por ese caso.

Por votación unánime, los magistrados que integran dicha sala desestimaron el recurso interpuesto por la defensa de Lozoya Austin, lo que ratifica la sentencia de la juez Luz María Ortega Tlapa.

En primera instancia, la juzgadora había negado citar a declarar al expresidente y a sus colaboradores argumentando que esas pruebas no podían ser analizadas si no se habían ofrecido previamente ante un juez de control.

La decisión tomada por el tercer tribunal colegiado penal ya no puede ser impugnada por Emilio Lozoya, por lo que la única forma en la que puedan ser requeridos los testimonios de los exfuncionarios sería dentro del proceso, para lo que el extitular de Pemex tendría que presentarse voluntariamente o ser aprehendido.

En mayo, el abogado de Emilio Lozoya solicitó que se citara a una comparecencia a Enrique Peña Nieto, porque en el país no se movía una hoja sin el mandato del presidente. En entrevista con Televisa, Javier Coello aseguró que para que se llevara a cabo una operación como la que se describió, el consejo de administración de Pemex tenía que haber autorizado una serie de estudios.

El litigante se quejó que la Fiscalía General de la República (FGR) solo haya imputado a Lozoya, pero no a nadie más del consejo, como Pedro Joaquín Coldwell o el exsecretario de Hacienda Luis Videgaray, y reiteró que su cliente es el “chivo expiatorio” en la red de corrupción del gobierno anterior.

“Yo citaría al presidente Peña Nieto, que declare, porque no se movía una sola hoja si no era por instrucciones del presidente”, confirmó Coello.

Las declaraciones del abogado de Lozoya pueden traducirse como una ruptura del exdirector de la petrolera mexicana con el grupo político con el que anduvo desde la campaña de 2012. Ello trae un riesgo adicional para los altos funcionarios del anterior régimen, incluso para Peña Nieto, porque Lozoya es uno de los que, en teoría, gestionaron recursos para financiar la campaña política.

Comentarios