156 pepenadores perdieron su trabajo desde hace 11 días

Pachuca

La suerte de los pepenadores del Huixmí nadie la desea: obligados a pagar cuotas y labores forzadas, ahora se quedaron sin su fuente de trabajo porque la presidencia municipal de Pachuca desde hace 11 días deposita la basura en Mineral de la Reforma.
Son 156 pepenadores que estaban obligados a pagar 124 mil pesos mensuales para trabajar en el tiradero, además de hacer faenas y juntar vidrio y hule para el líder del reciclaje Juan Carlos Bautista, quien los castigaba en caso de incumplir.
Aunado a ello, el tiradero del Huixmí permanece cerrado, por lo que los pepenadores no tienen sustento para sus familias, situación que expusieron ayer en el Miércoles ciudadano que encabeza la alcaldesa Yolanda Tellería.
Cuestionada al respecto, la presidenta municipal aclaró que no es un hecho que la alcaldía siga con el depósito de la basura en la planta ubicada en Mineral de la Reforma, aunque hay la posibilidad que la empresa abra las puertas a la pepena.

200 pesos a la semana

Cada uno de los 156 pepenadores tenía que pagar 200 pesos semanales a Juan Carlos Bautista para poder ingresar al tiradero del Huixmí. Estas cuotas iniciaron hace cuatro años con cantidades de 30 a 100 pesos.

Además “tenemos que juntar vidrio, vinil y hule blanco para este señor, quien a su vez lo vende en 80 mil pesos”. En caso de incumplir, los pepenadores eran castigados al impedirles ingresar a trabajar.

Trabajaban en dos turnos: de 11 a 19 horas y de 19:30 a 6:30 horas. En caso de salir tarde eran sancionados y debían presentar una reja con los envases de refrescos vacíos.
Cada jueves los pepenadores eran obligados a participar en faenas para limpiar el panteón y la carretera de la comunidad y, en caso de no asistir, no podían trabajar durante tres días, narraron.
Señalaron que Juan Carlos Bautista prometió que reabriría el basurero de El Huixmí con tal de cobrar las cuotas de las dos últimas semanas.
Juan Carlos Bautista no dejará que otro líder entre al tiradero, mientras que los pepenadores están dispuestos a trabajar en algún sitio más porque ya están cansados de pagar cuotas. “Nos queremos mover del Huixmí.
“Deseamos trabajar la basura porque de ahí mantenemos a nuestra familias. Entre más rápido mejor, porque ya se acabó lo que teníamos ahorrado”, contaron durante entrevista.

Caciquismo

  • Los pepenadores
    tenían que pagar 200 pesos semanales, cada uno
  • Además debían juntar vidrio,
    vinil y hule blanco y, en caso de incumplir, les impedían trabajar
  • Cada jueves
    los pepenadores eran obligados a participar en faenastrabajar
No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorRetrasa gobierno 115 mdp a SNTE
Artículo siguienteExplosión en harinera deja al menos 10 heridos en Azcapotzalco
Víctor Valera
Egresado de la UAEH, reportero en Hidalgo desde 2007. Cuando inició a reportear en diarios locales, cubrió organizaciones campesinas y protestas sociales. Actualmente cubre la fuente política y Congreso local. [email protected]