El diputado de Movimiento Ciudadano Miguel Ángel de la Fuente López informó a este diario que la presidenta de la junta de gobierno del Congreso local María Luisa Pérez Perusquía se fue por la libre al adelantarse y decidir que el Poder Legislativo local interpondría un recurso de revisión al amparo otorgado a la UAEH respecto a la reforma que pretendía instaurar un órgano interno de control al interior de la institución universitaria. Según el legislador, quien es integrante de la junta de gobierno, la diputada no enteró a sus integrantes, pese a que se trata de una decisión trascendente para el Poder Legislativo. Pero además, hay que recordar, la diputada priista había asegurado a medios de comunicación que acataría la resolución del juez, lo que finalmente no ocurrió ya que el Congreso decidió interponer recurso de revisión. Consultado por este diario, un abogado explicó que el amparo otorgado a la casa de estudios está bien cimentado, pues la resolución dictada por el juez dio la razón a la UAEH respecto a que tratar de imponer un órgano de control, mediante un proceso ajeno a la casa de estudios, violaba su autonomía, consagrada en la fracción séptima del artículo tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Por cortesía a sus homólogos, la diputada Pérez Perusquía debió al menos echarles un telefonazo. Ya no digamos llamarlos a junta. De filón. El senador Jesús Priego Calva sigue conduciéndose como líder charro de antaño. Sin importarle los trabajadores de la región, decidió favorecer a un sindicato ajeno a donde se construye la carretera de cuatro carriles Tehuetlán-Huejutla.

Comentarios