Permisos sospechosos a Tridente

279
editorial

En accidentes o catástrofes la responsabilidad detrás de los daños a la población generalmente es compartida. A veces es imprudencia de la población, pero casi siempre atrás de ella se encuentra un acto de corrupción u omisión de alguna autoridad. La semana pasada, en Tizayuca, la empresa Agroquímica Tridente, que se dedica a la fabricación de plaguicidas agrícolas, tuvo un accidente en su planta que provocó una nube de gas que dañó a habitantes de la localidad Tepojaco. Por esa razón, vecinos salieron a manifestarse para exigir la clausura de las operaciones de la empresa, pues se dieron cuenta que no contaba con las medidas adecuadas de seguridad. Pero, ¿quién vigila que las empresas se conduzcan conforme a la normatividad vigente? En el caso de Tridente, al ser una firma que produce plaguicidas agrícolas, la delegación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) es la responsable de otorgar licencias que le permitan operar. Este diario revisó el portal de obligaciones de transparencia del gobierno federal y encontró que la empresa obtuvo “licencia indefinida” para la agroquímica. ¿Con qué criterios la Semarnat otorgó un permiso tan amplio para operar a una empresa cuya actividad representa un riesgo permanente para la población, como pudo observarse en días pasados? Suena sospechoso que una compañía de esa naturaleza pueda despreocuparse al obtener una licencia indefinida. Pero no es todo, también la dirección general de gestión integral de materiales de la Semarnat aprobó en abril de 2015 para la empresa su programa para prevención de accidentes, también por una vigencia indefinida. Quizá esto explica por qué, precisamente, ocurrió el incidente de la semana pasada. De filón. En el sismo de la semana pasada, también hay corresponsabilidad por la caída de edificios que no debieron derrumbarse. Por ello, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) inició 40 carpetas de investigación correspondientes a edificios siniestrados en la Ciudad de México tras el sismo del 19 de septiembre. Una vez que pasó la primera etapa de la emergencia, es menester buscar a los responsables en siniestros que pudieron evitarse.

Comentarios