Pachuca.- Integrantes del Consejo Ciudadano de Epazoyucan y REMA reiteraron su postura de rechazo al Proyecto Pachuca, el cual implica el traslado de los jales mineros de la capital a ese municipio, al señalar las implicaciones que traería para la salud de la población. Asimismo, condenaron que autoridades del gobierno estatal pretendan avalar algo sin tener pleno conocimiento del tema

Lo anterior, luego que en días pasados ambas organizaciones emitieron un comunicado en el que condenaron lo expuesto a un medio de comunicación local por el director de productividad sectorial de la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedeco) Bernardo Ponce Sobrevilla, en donde destacó que el traslado de los jales era un proyecto sustentable y con múltiples beneficios, pronunciamiento que tacharon de ser dicho “a la ligera y de forma irresponsable”

Posteriormente, en entrevista para Libre por convicción Independiente de Hidalgo, los inconformes externaron que el tema es algo que trabajan desde que fue anunciada la intención de llevar a cabo el proyecto, por lo que cuentan con el respaldo de diversos investigadores y especialistas en la materia, quienes dan cuenta de los riesgos que conlleva para la población de Pachuca y Epazoyucan desarrollar una actividad así

Asimismo, denunciaron que desde el inicio detectaron diversas inconsistencias en el actuar de quienes pretenden ejecutar el proyecto, las cuales van desde la manifestación de impacto ambiental hasta el otorgamiento de los permisos del cambio de uso de suelo, pues hasta hace poco les dijeron que aún no contaban con la autorización para utilizar el agua, luego que esta ya escasea en el municipio

Sin embargo, dijeron que por testimonios de vecinos cercanos al predio donde pretende desarrollarse el proyecto, conocieron que personas presuntamente pertenecientes a la empresa privada que desea ejecutarlo buscaron acercamiento con ellos para comprarles sus ejidos; lo anterior, toda vez que el espacio asignado en un principio sería insuficiente

A su vez, condenaron que pese a ser un proyecto particular “salga una institución estatal, una figura política, a defenderlo, cuando ni siquiera la misma empresa ha salido a declarar, de ahí nos damos cuenta que hay intereses de por medio”. Ello, sumado a que cuando intentaron acercarse a las autoridades estatales “solo nos daban vueltas”

No obstante, dijeron que con el paso del tiempo toda la comunidad de Epazoyucan decidió sumarse en contra del proyecto, incluido el ayuntamiento, que incluso designó una comisión especial para tratar el tema, por lo que, enfatizaron, defenderán su postura sin importar las implicaciones políticas que de ello pudieran derivar

“El gobierno y las empresas siempre pretenden tratarnos de ignorantes, cuando son ellos los que sin tener idea mienten recurrentemente, a la vez que pretenden imponernos su desarrollo económico sin tomar en cuenta las consecuencias ambientales y sociales que la minería ha causado y sigue causando a lo largo y ancho de nuestro país. Epazoyucan ni quiere ni necesita el progreso y desarrollo minero. Quienes ahí habitamos ya hemos tomado una decisión de vida y estamos en contra de este proyecto de muerte y exigimos su cancelación”, sentenciaron

Comentarios