Tal parece que la tormenta en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) no termina y no se ve para cuándo llegue la calma. Apenas concluyó la elección de su nueva dirigencia nacional, que quedó en manos de la fórmula Alejandro Moreno-Carolina Viggiano, los ataques entre priistas arreciaron. Ya sea con Ivonne Ortega denunciando fraude o con el exgobernador Ulises Ruiz comparando la elección interna con la “Estafa maestra”, que hoy tiene a la exsecretaria de Desarrollo Social en tiempos de Peña Nieto, Rosario Robles, presa en Santa Martha Acatitla. El priismo, luego de la caída en las preferencias electorales que sufrió en julio de 2018, hoy no atina a recomponerse ni a definir un rumbo claro. Y esa incertidumbre es la que tiene al otrora poderoso partido en una debacle de la que no saben cómo levantarse. Y precisamente en medio de esa turbulencia, ayer tuvo lugar la renuncia del exdirigente del PRI-Hidalgo Ricardo Crespo Arroyo, quien dijo que se fue del tricolor porque “se olvidó de las causas y se encuentra desarticulado” e incluso anticipó que “van a seguir ‘lloviendo’ renuncias”. La dimisión de Crespo fue tema de conversación entre reporteros y el gobernador Fayad, quien minimizó su salida calificándolo de “nadie”, e incluso llamó a quienes ya no quieran estar a dejar el PRI, pues más daño le hacen quienes solo militan para obtener privilegios: “No sé cuántos, no sé quiénes sean, pues bienvenidos a salir corriendo, porque daño le hacen a su partido si su único ánimo era el interés y exprimir”. Ese es el ambiente que priva al interior del PRI: el de la falta de perspectiva, el del desánimo y la ausencia de rumbo. ¿Y así van a competir por las alcaldías el próximo año? De filón. Ayer, durante una audiencia por un caso de desvío de recursos en la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo, se ventiló por testigos que más de 44 millones de pesos correspondientes al pago del impuesto sobre la renta (ISR) de trabajadores de la SEPH habrían sido desviados para otros gastos “urgentes”, como servicios, nómina y festividades, por el exdirector de finanzas de la dependencia, José Antonio TD; hoy será la sentencia sobre este caso y el salpicadero, podemos anticipar, ahora sí alcanzará a un exmandatario de esa época que hoy despacha como líder del PRI en la Ciudad de México.

Comentarios