Ciudad de México.- En el primer trimestre de 2020 el peso y la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) perdieron el terreno ganado por arriba del 20 por ciento cada una. El factor determinante para las bajas fue el brote de coronavirus y la posterior declaración de pandemia por el coronavirus (Covid-19), que limitó la movilidad de personas, como medida precautoria, lo que afectó directamente en la producción y los mercados reaccionaron ante la incertidumbre.

La moneda mexicana se apreció la última sesión de marzo frente al dólar estadunidense, pero cerró su peor trimestre de los últimos 25 años. Sufrió una depreciación de un 25.7 por ciento, la mayor caída contra los billetes verdes desde el periodo de enero a marzo de 1995, cuando decreció aproximadamente 33 puntos de su valor en comparación con esa divisa.

El IPC (S&P/BMV IPC) de la BMV arrancó ayer con ganancias y acumuló dos jornadas en verde, pero anotó una caída trimestral de 20.64 por ciento. Y solo durante marzo acumuló pérdidas por 16.38 unidades porcentuales.

El dólar spot del Banco de México cerró la jornada en 23.7980 por billete verde, en tanto que en ventanillas de Inbursa se coloca en los 24.20 pesos por unidad. Durante marzo, el peso cedió 21.15 por ciento ante el dólar y se colocó como la divisa emergente más depreciada en la canasta de principales cruces, señaló Gabriela Siller, directora de análisis económico-financiero de Banco Base.

Comentarios