Alfajayucan. Integrantes de la cooperativa de la presa Zozea, en Alfajayucan, pidieron que el municipio atienda la descarga de aguas negras que desde hace varios meses pone en riesgo la fauna de esa zona.
Son 37 familias quienes dependen de la pesca de trucha de esa presa, las cuales hace más de 30 años se integraron en la cooperativa, por lo que desde hace tiempo muestran su preocupación ya que las aguas negras de varias comunidades desembocan en dicho sitio y podrían causar la muerte de las especies.
Patricio Martínez, secretario general de la organización, explicó que giraron un documento a la autoridad municipal que encabeza Oscar Ángeles, sin que hasta el momento exista respuesta.
Refirieron que es lamentable que deban esperar hasta que entre en funciones la próxima administración para que atienda la situación. “Con el actual alcalde no hemos tenido mucha comunicación y mucho menos apoyo”, insistieron.
Manifestaron que aunque por el momento la situación no es grave, quieren evitar que, en el futuro, el consumo de la trucha no sea apto para el ser humano.
El secretario expuso que la temporada alta para los productores de ese pez comienza en diciembre y concluye después de Semana Santa.
La cooperativa basa su trabajo en la producción pesquera comercial integrada por 37 socios de cuatro comunidades: Zozea, Huapilla, El Espíritu y San Antonio. Cada uno de los integrantes trabaja de igual manera y los sueldos se reparten, lo que conforma la pesca de trucha y el restaurante Mirador.

Comentarios