En plena etapa recesiva, los gobiernos estatales y municipales se preparan para sacar la cartera y regresar millones de pesos que fueron programados para ejercerse este año. Esta situación paradójica se debe a que, con la entrada del nuevo gobierno, las reglas del juego cambiaron. Y es precisamente este uno de los puntos que los alcaldes quieren apelar para que tengan más tiempo de ejercer el dinero federal que tienen para este año, que ya está a punto de concluir. El secretario general de Tulancingo Raúl Sánchez Parra dijo que su municipio está en riesgo de perder recursos para obra pública incluidos en el Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social Municipal (Faism). En el caso de esa demarcación, aún debe ejercer un recurso por 29 millones de pesos destinado para obras, y debe hacerlo antes de que termine el año, de lo contrario deberá ser devuelto a la federación. Ejercer este recurso implica tiempo para llevar a cabo licitaciones y otros procesos administrativos, lo cual hace que sea prácticamente imposible cumplir con todo antes de que termine el año, advirtió Sánchez Parra. Ojalá que la intermediación del gobernador Omar Fayad, si es que la acepta, rinda frutos, puesto que devolver recursos a la federación, en un momento en que el país se encuentra prácticamente en recesión, y donde las localidades se distinguen por ser un catálogo de carencias, sería un total despropósito. Ya veremos. De filón. La discusión de la iniciativa para legalizar la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) se ha vuelto prácticamente imposible, debido a la virulencia del sector conocido como grupo Provida. Por cierto, ¿de dónde vendrán los recursos para financiar sus movilizaciones y la campaña que impulsan que incluye anuncios espectaculares en las principales arterias de la capital hidalguense?

Comentarios