Tras la destrucción de un antiguo santuario indígena en San Bartolo Tutotepec presuntamente a manos de un grupo de testigos de Jehová, la diputada local independiente Diana Montes Hernández exhortó a la Secretaría de Gobierno estatal investigar lo ocurrido y resolver el conflicto religioso.
“Es obligación del estado garantizar el pleno ejercicio del derecho de culto a los indígenas, no solo de esta región sino de todo Hidalgo pues son hidalguenses y tienen los mismos derechos”, indicó.
Pidió a la autoridad estatal investigar los hechos y realizar las acciones legales correspondientes para sancionar a los presuntos responsables.
De acuerdo con la legisladora los actos de intolerancia religiosa ocurrieron en diversas ocasiones en la historia del país, desde las matanzas de españoles contra nativos en la época de la conquista para imponer sus creencias, hasta la actualidad, pues poblaciones completas son señaladas por profesar una creencia diferente a la mayoría.
El santuario Mayonikha, ubicado en El Piñal, fue utilizado hace miles años para hacer ceremonias de agradecimiento a la tierra con altares, grabados y diversas ofrendas florales y frutales.
El centro ceremonial sufrió una agresión por parte de un grupo de testigos de Jehová que confesó el ataque porque consideraba que el santuario era una blasfemia por ser una manifestación de idolatría.
“Nos manifestamos a favor del respeto irrestricto de los derechos fundamentales de nuestros hermanos indígenas y reprobamos estos actos de intolerancia religiosa”, expresó Montes Hernández.

Dato

Un centro ceremonial sufrió una agresión por parte de un grupo de testigos de Jaehová que confesó el ataque porque consideraba que el santuario era una blasfemia

Comentarios