Piden padres regular comida “chatarra” en escuelas

782
escuelas

Pachuca

En recorrido por escuelas de la capital, este medio sondeó a padres sobre las opciones de alimentación de sus hijos en centros escolares, la mayoría coincidió en que pese a que algunas cooperativas incluyen comida con menos calorías, no han dejado de vender aquella que puede elevar su peso, además de que fuera de las escuelas la venta de dulces y refrescos persiste.
De acuerdo con algunas madres, como María Rosa Robles, es necesario que existan esfuerzos unidos para erradicar la comida “chatarra” de las zonas escolares, ya que incluso sin que las madres o escuelas lo noten, los niños consumen frituras, refrescos, jugos azucarados y dulces, alimentos que las autoridades tratan de erradicar desde hace varios años.
En México seis de cada 10 planteles de preescolar, primaria y secundaria en el país no han prohibido la venta de golosinas y todo tipo de alimentos que en consumo cotidiano aumentan la prevalencia de sobrepeso, así lo estimaron el año pasado las organizaciones El Poder del Consumidor y la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim).
Johana Hernández subrayó que con tres hijos, dos en primeria y uno en secundaria, procurar la alimentación sana es difícil. “Yo no digo que no se coman un pastelito de vez en cuando, pero salen de las escuelas y lo primero que hacen es comprar unos chicharrones o un raspado, y eso además de su desayuno”.
Desde 2010 prohibieron ese tipo de alimentos en las tiendas escolares, el objetivo ahora, según las instituciones escolares, debe ser seguir trabajando en la mejora de los lineamientos para el expendio y distribución de bebidas y alimentos preparados y procesados en el sistema educativo nacional.
“La ejecución de los mismos y la vigilancia de su cumplimiento, corresponden a las autoridades educativas estatales. Vamos a seguir trabajando en la revisión (de los lineamientos), porque hay un compromiso de las secretarías de Educación Pública y de Salud de seguir trabajando para mejorar los hábitos y las dietas en las escuelas”, advirtió El Poder del Consumidor.
A nivel federal, impulsan la creación de las escuelas de tiempo completo donde hay ingesta de alimentos y en la que debe suspenderse la venta de comida “chatarra”, ya que existe un control nutricional de la dieta que ofrecen a los estudiantes; no obstante, eso no resuelve la problemática en su totalidad.
Otra madre, Clara Rodríguez, indicó que “sí hay más opciones saludables, en la escuela de mis hijas sí venden frutas o verduras picadas y venden los sándwiches con las normas nutricionales, pero al mismo tiempo no han dejado de vender la comida “chatarra”, entonces al final sale lo mismo, igual debemos enseñar a los niños cómo y qué comer”.
En 2009, la Secretaría de Educación Pública de Hidalgo prohibió la venta de comida “chatarra” en los 7 mil planteles de educación básica, donde quedó fuera la venta de refrescos, comida industrializada, carbonatada y estimulantes.
El Congreso del estado exhortó desde 2012 a las autoridades del sector salud y del sector educativo de Hidalgo para asegurar que exista disponibilidad dentro las escuelas de alimentos y bebidas saludables, y a su vez el retirar todos aquellos alimentos y bebidas que no cumplan con las características señaladas en los lineamientos establecidos.
Además de establecer iniciativas dirigidas a regular los alimentos y bebidas disponibles en las escuelas y las cuales deben ser acompañadas de campañas de educación para la población, que permitan que los niños puedan elegir alimentos y bebidas saludables.
En el mismo año, el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) sección 15 exigió a la Secretaría de Educación Pública local (SEPH) la erradicación de comida “chatarra” en escuelas del estado sin pretexto alguno y los docentes pudieran vigilar lo que comen sus alumnos.

Para considerar

  • En la Universidad
    Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) surgió una publicación, en conjunto con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que provee de una estrategia para combatir la problemática en escuelas públicas, sin embargo no hay vínculo para continuar con ésta
  • Los resultados
    de la investigación previa indican que en la región de Tula entre cuatro y cinco de cada 10 niños, de entre seis y 12 años, tienen un índice de masa corporal mayor al recomendado
Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorLa doctora Alicia Elena Pérez Duarte y Noroña
Artículo siguienteLlama CMIC a Camacho ejercer “realmente” denuncia contra Fili
Sonia Rueda
Escucho, leo y escribo. Reportera, egresada de la UAEH. Contacto: [email protected]