Un pueblo en Sinaloa es absorbido por el rodaje de
una película. Dos corazones en escena que hacen
más de 10 personajes en un juego frenético de cuerdas
que llevan a la locura.

Comentarios