Pachuca.- El empeñar un objeto es algo típico al final e inicio de cada año, así que si los gastos y deudas se te están saliendo de control y piensas recurrir a esta práctica para obtener algo de liquidez, ¡cuidado!

Al empeñar tus pertenencias hay que estar muy alerta; no es recomendable que ante la desesperación por tener dinero acudas al primer establecimiento que aparezca en tu camino, pues algunos cobran intereses bastante elevados.

¿El riesgo? Sin duda es perder el objeto que empeñaste, algo triste, ya que alguna vez lo compraste con tu esfuerzo. Por ello, aquí te dejamos los mejores consejos para tu bolsillo, con el fin de evitar complicaciones.

1 Piénsalo bien

Es importante que antes consideres tu capacidad real de pago para recuperar los bienes que empeñes, ya que una vez que se cumpla el plazo máximo y no cubras la deuda, el establecimiento al que acudiste pondrá tu prenda a la venta, con el fin de recuperar lo que te prestó. Así que no lo tomes a la ligera.

2 ¿Qué puedes empeñar?

Piensa bien qué vas a empeñar y el valor que ese artículo tiene para ti y tu familia. Algunas opciones son: alhajas, relojes, muebles, electrodomésticos, monedas, computadoras, plumas finas, herramientas, motocicletas, entre otros. En algunos casos puedes empeñar autos, pero si no lo recuperas a tiempo, la pérdida para tu patrimonio puede ser grave.

3 No te apresures

Seguramente, ante la necesidad de disponer de efectivo inmediato, lo que menos te importa es la tasa de interés, ¡ten calma! Date el tiempo de comparar y elegir la casa de empeño que te dé más dinero por tus prendas a una tasa de interés más baja. Es aconsejable revisar al menos tres opciones.

4 Compara el CAT

Al igual que ocurre con los créditos que ofrecen los bancos, los préstamos de las casas de empeño tienen un costo anual total (CAT), el cual incluye el interés, comisiones, avalúo y gastos de almacenaje. Ese indicador puede variar entre 120 y 250 por ciento, según el establecimiento. Así que considera ese aspecto, al final te puede salir más caro de lo que esperabas.

5 ¡Ojo con la casa de empeño!

Finalmente, si no tienes otra opción que recurrir al empeño, lo mejor es que acudas a instituciones como Nacional Monte de Piedad o Montepío Pachuca, las cuales tienen fines asistencialistas y cobran intereses más bajos, contrario a las llamadas casas de empeño, que no son otra cosa que empresas que solo buscan ganancias a su favor, y esas abundan. ¡Mucho ojo!

Comentarios