Pachuca.- La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) recomendó a la población evaluar a conciencia qué es lo que realmente se necesita comprar para el hogar y evitar las compras desmesuradas.

De acuerdo con la dependencia, visitar el supermercado puede ser desde un momento de dispersión, hasta algo abrumador; por ello recalcó la importancia de evitar que lo segundo “gobierne” las compras.

Aunque tener productos en abundancia puede generar tranquilidad, las compras desmesuradas provocan un rápido aumento en el volumen de artículos, lo que hace que aumente el precio de un bien pues al reducirse la oferta crea una mayor demanda, lo que lleva a una mayor inflación.

Es decir, incrementos de precios que afectan el poder adquisitivo de las familias. Además, no todas las personas pueden obtener las cosas que necesitan debido al comportamiento de quienes física o económicamente sí pueden hacerlo.

En ese contexto, la procuraduría advirtió que no hay necesidad de hacer un acopio excesivo de productos, ya que incluso podría llegar al desperdicio de alimentos y dinero. Al momento de comprar pregúntate: ¿Realmente lo necesito?, ¿me afecta no tener este último producto del anaquel en mi casa? Para ayudar en ese proceso, “Consejos para tu bolsillo” reúne las siguientes recomendaciones de la Profeco para que optimices tus compras, consumas razonadamente y con calma.

  1. Haz un inventario de lo que tienes, mínimo para cubrir tus
    necesidades y las de tu familia durante los próximos 15 días.
  2. Haz una lista de lo que vas a comprar y apégate a ella. Lleva
    el control de lo que consumirás en los próximos días y anótalo.
  3. Un presupuesto te permitirá controlar cualquier impulso de
    compra, genuino o provocado.
  4. Compra lo verdaderamente necesario de acuerdo con tus
    necesidades específicas y cotidianas.
  5. Sé previsor, mas no acumulador.
  6. Registra las fechas de caducidad.
  7. Divide tu lista, eso te permitirá́ una mejor visualización de lo
    que necesitas y acortarás tus tiempos de desplazamientos en
    tiendas o mercados públicos.
  8. Compra inteligentemente, con conciencia, orden y, sobre
    todo, calma.
  9. En familia armen un menú atendiendo las necesidades
    personales y nutrimentales de cada persona (por ejemplo, si
    alguien sufre de diabetes o hipertensión).

Comentarios