No es gratuita la duda del diputado local Miguel Ángel de la Fuente López respecto a la posibilidad de que el abasto de agua potable para consumo humano en municipios como Apan, Almoloya, Tepeapulco, Emiliano Zapata y Tlanalapa pueda verse afectado con la llegada de la nueva planta de la cervecera Grupo Modelo al Altiplano hidalguense. Lo anterior, porque existen antecedentes de que en los lugares donde se asientan estas plantas las protestas abundan, precisamente por la disputa del vital líquido. En Mexicali, por ejemplo, el anuncio de la construcción de una nueva planta de la marca fue recibido con protestas por parte de campesinos que reclamaron su derecho al agua. Otras manifestaciones se han presentado en estados como Zacatecas y Chihuahua, donde se han gestado movimientos que pugnan por su derecho al agua por encima de su uso con fines comerciales. Por ejemplo, la planta de Grupo Modelo instalada en Zacatecas, cerca de Fresnillo, ya provoca movimientos de protesta por el agotamiento de los mantos freáticos de la región. El diputado De la Fuente pidió ayer en la tribuna del Congreso local conocer el manifiesto de impacto ambiental para saber qué alcances tendrá la operación de la planta. No se trata de impedir que lleguen inversiones a la entidad, sino que se prevean todos los escenarios posibles y, sobre todo, se salvaguarde el derecho humano al agua por encima de su explotación comercial que, por otra parte, también es válida. De filón. Continúa la construcción de una calle que pretende beneficiar a una empresa particular en Tlaxcoapan, por encima de la ampliación de un centro de salud. La Secretaría de Obras Públicas persiste con trabajos, ignorando las protestas por su ejecución. La vieja política de ni los veo ni los oigo.

Comentarios