El mal de ojo, el espanto y la alferecía son padecimientos que han sido tratados desde la época precolombina por la medicina tradicional mexicana mediante la herbolaria. Pero, actualmente, también la medicina occidental se ha interesado por analizar los efectos que tienen las plantas medicinales sobre la salud, principalmente intentando pescar las moléculas que podrían convertirse en nuevos fármacos para los padecimientos contemporáneos. El Instituto Nacional de Psiquiatría explora de manera formal el uso de las plantas medicinales y su impacto sobre las enfermedades psiquiátricas, explica Rosa Estrada Reyes, investigadora responsable del laboratorio.
Este centro se encarga de analizar la parte química y farmacológica de las plantas utilizadas en la medicina tradicional mexicana. Actualmente, sus investigaciones se han enfocado en estudiar los compuestos activos en las plantas vasculares denominadas toronjiles, específicamente, los flavonoides.
Los flavonoides son moléculas que han demostrado tener efectos tranquilizantes, pero sus características fisicoquímicas no han permitido que se conviertan en un medicamento efectivo. El objetivo del grupo de investigación del laboratorio es mejorar estas características para obtener un fármaco competitivo que ayude a tratar problemas como la ansiedad.
Uno de los retos que enfrenta el laboratorio de fitofarmacología es asociar los padecimientos ancestrales, incluso precolombinos, con los que identificamos actualmente. La dificultad radica en traducir las dolencias de poblaciones con cosmologías hacia las sufridas por la cultura occidental, pues existen muchas diferencias en cuanto a las creencias sobre las causas y el origen de las enfermedades.
Por ejemplo, explica la doctora Estrada Reyes, no es lo mismo un ataque de alferecía, como se le llamaba antiguamente, a un trastorno epiléptico, que es como lo reconoceríamos ahora. Este padecimiento era incluso considerado como un don que los dioses otorgaban, factor que en la medicina moderna no tiene cabida, señala la investigadora.
Moléculas activas en los toronjiles

El laboratorio de fitofarmacología se ha especializado en el estudio de los toronjiles como plantas medicinales, las cuales han sido empleadas ampliamente para tratar padecimientos que ahora se considerarían trastornos mentales.
Conforme el grupo de investigación se adentró en los estudios, descubrió que los toronjiles era una familia de plantas increíblemente vasta, conformada por variedades muy diferentes entre sí.
Hasta la fecha, el grupo de investigación ha estudiado cinco especies de toronjiles y ha encontrado algunos denominadores en común entre estas plantas: sus efectos depresores del sistema nervioso central —tranquilizante, ansiolítico—, y que se utilizan en la herbolaria precisamente para tratar el susto, la pérdida del alma o el espanto.

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios