Profesiones dignas, relevantes y de mucho riesgo como la de policía, personal de la salud, militar o periodista son las encomiendas más peligrosas para su ejercicio en México.

Hasta antes de la pandemia del Covid-19 a nivel mundial, se consideraban como los trabajos más riesgosos el desempeñarse como desactivador de bombas, periodista, pescador del mar, domador de leones, obrero y policía. Sin embargo hoy en México lo encabezan el ser trabajador de la salud, policía, militar o periodista; seguidos por el personal que maneja productos químicos, quien labora en la construcción, piloto de aviación, trabajador de estructura metálica y minería, ingeniero eléctrico y conductor de camión o taxi, entre otros.

¿Por qué son riesgosas estas responsabilidades? Para el personal de salud, la respuesta es obvia, son quienes están en la primera línea de contacto, luchando contra el Covid-19 por la salud y la vida de los mexicanos. Hasta hoy lo han hecho con pasión, entrega y sapiencia, aun sin contar con el equipo básico de bioseguridad, poniendo en altísimo riesgo su vida.

En una encuesta aplicada por Mitofsky a los servidores de la salud respecto a la pandemia del Covid-19, opinaron lo siguiente: 55.6 por ciento refirió tener mucho miedo de contagiarse ellos y a su familia, 31.3 algo de miedo; 40.9 señaló tener mucho miedo a morir a causa de la enfermedad y un 30.4 por ciento algo de miedo; 68 no aprobó la forma en que el presidente de la República ha manejado el problema de la pandemia; 50.2 no le cree al gobierno federal cuando informa cada día sobre las cifras de contagios y decesos; por último el 74.2 por ciento apunto que ha sido mala la actuación del gobierno de la República para cuidar al personal médico.

Respecto al personal de las instituciones de la seguridad (policías y militares) son victimados por ser los únicos que confrontan a la delincuencia organizada. A su vez, los periodistas con mucha valentía denuncian ante la opinión pública el actuar ilegal de los integrantes de la delincuencia organizada o de algunas autoridades coludidos con ellos.

Gran parte de esta génesis surge a finales del 2006, cuando el expresidente Felipe Calderón puso en marcha una política criminológica violenta, envió al Ejército mexicano a combatir frontalmente a la delincuencia organizada; estrategia conocida como “Guerra mexicana contra las drogas”. Esto generó que los integrantes del crimen organizado, en la búsqueda de mayores beneficios económicos, hasta la fecha, luchen por el dominio territorial, victimando sádicamente a todos aquellos que se han opuesto a sus intereses a quienes dan a conocer sus ilícitas actividades ante la opinión pública o a los miembros de otros grupos delincuenciales rivales.

Cifras En el año 2018 victimaron a 421 policías, para 2019 ascendieron a 446 y de acuerdo a Causa en Común, el pasado 4 de junio dio a conocer que en este año se han ultimado un total de 226; es decir se sacrifican 1.

4 policías por día. Particularmente en los estados de Guanajuato (38), Chihuahua (20), Veracruz (19), Estado de México (18), Guerrero (tres), entre otros (128).

Respecto al personal militar de diciembre del 2006 al primero de enero del 2020 los decesos llegaron a 562, los estados donde más se han ejecutado militares fueron: Tamaulipas (139), Sinaloa (70), Michoacán (61), Guerrero (59), Nuevo león (34), entre otros (139).

133 periodistas fueron victimados entre 2000 a mayo del 2020 según Artículo 19. Carlos Carabaña escritor del diario El País, manifestó: “En México se matan periodistas porque se puede, por que no pasa nada”, tristemente “No existen garantías para ejercer periodismo crítico”. Según reporteros sin frontera, México está entre los países más peligrosos para ejercer el periodismo, después de China, Egipto, Irak, Irán, Libia, Arabia Saudita, Cuba, Corea del Norte y Vietnam.

En tiempos de la pandemia, han sido 111 integrantes del personal de la salud quienes han fallecido luchando contra el Covid-19, de acuerdo a López Gatell entre ellos se encuentran médicos, enfermeras, laboratoristas, odontólogos y personal de apoyo.

Conclusiones -En México las profesiones más riesgosas para su ejercicio por ahora, corresponden a desempeñarse como policía, personal de la salud, militar y periodista.

-Existe una deficiente investigación por parte de las procuradurías para esclarecer los homicidios de policías, periodistas, o militares, generándose así un estado de impunidad que invita a seguir victimando “porque no pasa nada”. Tan solo en homicidios a periodistas solo se han esclarecido dos.

-Estas profesiones por su elevado riesgo requieren elevar los niveles de seguridad social y salarios.

-Es admirable la labor que hacen cualquiera de estos profesionistas pues todos nos protegen no solo la vida, nuestros bienes, la salud o pretenden mantenernos cabalmente informados.

Por su alto sentido de servicio… mi gratitud y reconocimiento para ellos siempre.

[email protected]
www.infosep.net

Comentarios