Le escribo por esos casos, tanto de política, como en los que usted y un compañero de trabajo se han encontrado con un malentendido o, para el caso, un enojo con un familiar, pareja o amigo/a con quien tuvo un enfrentamiento. Las heridas aún están frescas. Todavía estás enojado. Y cada vez que vea o incluso piense en esa persona, hace que le hiervan las entrañas. Tal vez un montón de tiempo ha pasado desde el incidente, pero simplemente parece que no puede superarlo. Esto es lo que puede hacer, solo sugerencias:
a) La ira ¿de qué está hecha? Para lograr ir más allá de su ira, ayuda entender lo que realmente es la ira. Los sentimientos son generados por lo que se llama el “sistema de motivación”. Son una forma de ayudar a evaluar el grado de eficacia con el que se están cumpliendo sus objetivos. Y esa, la casi única forma de interpretar esos sentimientos que crean una experiencia emocional.
“En el mundo moderno, sin embargo, donde muchos de nuestros objetivos son conceptuales y ya ninguna cantidad de fuerza física puede ayudarnos a resolver nuestros problemas, la ira puede ser menos útil o de ayuda ninguna”.
Cuando un objetivo que le importa a usted se bloquea, se siente mal. Cuanto más importante sea el objetivo, más fuerte es el sentimiento negativo. Cuando las circunstancias hacen que el objetivo falle, entonces estás frustrado por esas circunstancias. Pero cuando un individuo es la fuente de la obstrucción, entonces se enoja con ellos, ya que son la fuente del problema.
Desde un punto de vista evolutivo, la subida de energía y la postura agresiva que vienen con la ira hacen mucho sentido, si usted tiene que luchar con un enemigo, a continuación, gritando y utilizando la fuerza física puede ser útil. En el mundo moderno, sin embargo, donde muchos de nuestros objetivos son conceptuales y ninguna cantidad de fuerza física puede ayudar a resolver nuestros problemas, la ira puede ser menos útil, por decir lo menos.
Con el fin de calmarse y aliviar estas emociones, sobre todo si han durado por un tiempo, no se puede simplemente tratar de forzar el incidente original fuera de su mente y la esperanza de que finalmente vaya a dejar de estar. Es necesario mirar hacia atrás en lo que la persona te hizo. ¿Lo hace aún, parece tan importante ahora como cuando lo hizo, cuando pasó por primera vez? Si no es así, entonces es posible que desee probar que, tal vez, es mejor perdonar a la persona por su acción. Si lo que hicieron parece imperdonable, sin embargo, entonces necesitará otra estrategia.

¿Por qué perdonar y olvidar,
de todos modos?

Pero, en primer lugar, considerar el perdón. Hay cada vez más pruebas científicas de que el perdón beneficia más al que perdona, que al otro y/o que el perdón solo, en sí mismo, pues.
Una de las razones por las que lo que se puede seguir enojado con la gente es porque nos recuerda continuamente los detalles de lo que nos hicieron. Esos detalles hacen que la transgresión se sienta fresca. Recordarlas reaviva la actividad en el sistema de motivación, lo que provoca la ira original y desde luego molesta mucho de nuevo.
Así que cuando alguien dice, “Puedo perdonar, pero no puedo olvidar nunca”, no le crean tanto. Cuando perdonas a alguien, te ayuda a olvidar los detalles de lo que la persona hizo y de lo que te hizo, los dos van de la mano. Con el tiempo, este olvido hace que sea más difícil para la transgresión el activar realmente su “sistema motivacional” de nuevo. Como resultado, ya no es capaz de generar la energía necesaria para sentirse realmente enojado con la otra persona. Siempre puede y debe, tal vez, tener cuidado de ellos, y no se puede confiar plenamente en ellos nunca más, pero eso es diferente al hecho de alojarse en el enojo con ellos. Incluso si su relación no se recupera, por lo menos no permanecerá enojado activamente en ellos para siempre.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorApocalipsis now! (Novelas y cuentos para después del fin del mundo)
Artículo siguienteSemana de desapariciones y secuestros

Asesor especialista en políticas públicas de alta injerencia social, licenciado en derecho por la UNAM, maestro en tecnologías de la información con carácter social, productor y director de cine (cortometrajes y películas independientes) y de televisión (documentales y comerciales). Cambridge English: Proficiency.