Pachuca.- La masa de aire con material particulado proveniente del desierto del Sahara permanece estacionada en la península de Yucatán, de acuerdo con el observatorio que transmite en tiempo real; además, el cúmulo de polvo no ha continuado su paso al interior de la República debido a las precipitaciones y condiciones climáticas actuales.

Tras el aviso de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y los servicios meteorológicos de que esa nube de polvo entraría de nuevo al país, fue precisado que el cúmulo de polvo se ha mantenido en las orillas del país y en algunos estados del norte; mientras que en Hidalgo no ha sido registrada la presencia de ese material particulado que hace unas semanas causó la contingencia ambiental en toda la entidad.

De acuerdo con la fotografía del satélite GOES 16, la nube de polvo del desierto del Sahara actualmente se encuentra en la península de Yucatán; no obstante, durante las siguientes horas continuará la revisión a su comportamiento. Las autoridades esperan que las características del clima, nubosidad y posibles lluvias disminuyan el efecto del cúmulo en el aire.

Pese a que las condiciones de viento y lluvia han servido de barrera para el polvo del continente africano, las autoridades mantienen la revisión diaria del comportamiento del clima y el ambiente por si de nuevo es necesaria la contingencia ambiental.

Hace unas semanas, Hidalgo tuvo que encender la alerta de contingencia ambiental debido a que el polvo del desierto se mantuvo casi una semana en el territorio, lo que causó una mala calidad del aire en todos los municipios.

La nube está formada por partículas muy pequeñas (PM2.5) que provienen del desierto del Sahara y que afectan a las personas, ya que los filtros de la nariz no son suficientes para evitar que ese material se aloje en los pulmones, y generalmente están asociadas con varias enfermedades respiratorias.

“Las partículas PM2.5 son muy pequeñas, están en el ambiente y pueden desplazarse fácilmente a los pulmones mientras respiramos; además, contienen sustancias orgánicas y químicas, así como polvo, hollín y metales”, puntualizó Carlos Alexander Lucho Constantino, investigador del área académica de química de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

Comentarios