IRÍA FERRARI
Pachuca

No es novedad que el acto sexual te ayuda a quemar calorías por el esfuerzo físico que realizamos. Pero, ¿sabes cuáles son las posturas recomendadas para quemar más calorías sin ir al gimnasio?
Muchas personas quieren mantener o conseguir la figura ideal pero no les gusta realizar rutinas de ejercicio a diario, o simple la idea de sudar no es para ellos. Por eso, te presento varias posturas sexuales que queman más calorías que otras poses tradicionales.

La araña

Es una postura que permite trabajar los tríceps debido a que estarán recostados frente a frente con las piernas estiradas hacia el otro. La dama tendrá que apoyarse con los antebrazos hacia atrás y el caballero lo mismo, pero con las manos.

Ella tiene que acercar su cadera hacia la ingle de su pareja, flexionar las rodillas y empezar a moverse lentamente (dependiendo del ritmo que quiera realizar).

El sometido

Es otra de las posturas que más calorías quema. El hombre se recuesta con las piernas cerradas, mientras que la mujer se pone sobre él, dando la espalda a su pareja, por lo que habrá que moverse en cuclillas.
De ese modo, estará practicando sentadillas, por lo que conseguirá hacer ejercicio a la vez que la pasa bien.
Al hacer esa postura, también podrán doblar las piernas hacia atrás de tal modo que se logre mayor estabilidad.

La carretilla

Es ideal si quieres trabajar la zona de los hombros. La mujer deberá inclinarse dando la espalda a su compañero, él deberá sujetarla de las caderas y ella colocar las manos en el suelo (no forzar si no se puede, pero es recomendable utilizar las manos para evitar una posible caída).

Gracias a esa pose, él trabajará glúteos y brazos, dos zonas que a todos les gusta mantener en forma.

Sentadillas extremas

No solo es placentera, sino que es la más beneficiosa para las damas. Con esa postura ejercitarás las caderas; además, si el movimiento se hace en forma circular también será de lo más beneficioso para la cintura.
Se supone que una persona puede quemar 100 calorías por una sesión de 22 minutos de sexo, contando que al menos 10 minutos fueron caricias y besos mientras que los otros 12 minutos fueran coito.

De vaquera o amazona

Esa posición es bastante versátil y es una de las favoritas de las chicas que les gusta mantener el control a la hora del sexo, pero no solo eso, sino que al hacer tú casi todo el esfuerzo ejercitas piernas, glúteos y la zona baja del abdomen.

Debes hacer que él se acueste boca arriba y tu ponerte sobre él montándolo mientras te penetra.

Estimulando el punto G

Además de estimular tu punto G, esa posición te permite quemar calorías al mantener tus piernas arriba, ejercitando los músculos de la parte interior de tus muslos.

Debes acostarte boca arriba mientras él se arrodilla frente a ti y te penetra mientras alzas tus piernas.

La bailarina de ballet

Parados, alza una pierna y con ella envuelve el trasero de tu pareja. Él se empujará contra ti.

Puedes mantener el equilibrio con una pierna y tomándote de él con uno o dos brazos. Con esa posición ejercitarás tus piernas y podrás incrementar tu resistencia.

La cascada

Ubícate en la orilla de la cama y haz que él se acueste boca arriba con la cabeza y los hombros en el piso mientras tú lo montas. La sangre en la cabeza le dará un rush antes de llegar al clímax. Con esa postura ejercitarás tus piernas, así como el abdomen.

Posición del tubo

Con esa postura tus piernas, parte de los glúteos y tu abdomen saldrán beneficiados. Haz que él se recueste sobre su espalda y doble una de sus piernas, manteniendo la otra estirada.

Toma su rodilla y móntate sobre él, dándole la espalda. Úsala como soporte mientras subes y bajas.

Pelota suiza

Es como practicar pilates pero con sexo. Toma una pelota de pilates y haz que él se siente en ella. Siéntate sobre él semidoblando las piernas.

Reboten sobre la pelota y rueden haciendo círculos pequeños. De ese modo ejercitarás tus piernas, abdomen y músculos de la espalda.

La mecedora

Similar a la vaquera, en esa posición puedes montar a tu pareja, con la ventaja de tenerlo cerca para abrazarlo, favoreciendo la intimidad.

Deberás sentarte en la orilla de la cama o de una silla, tu frente a él y abrazándole por la espalda. Siéntate en su regazo mientras lo montas de arriba a abajo tomando la velocidad que desees.

El hacedor de mantequilla

Además de hacerte perder peso y ejercitar tus brazos y espalda, la sangre en tu cabeza hará que tengas un orgasmo más intenso. Para lograr esa posición debes acostarte sobre tu espalda, alzando tus piernas sobre la cabeza.

Tu pareja deberá inclinarse un poco para penetrarte hacia abajo mientras tú soportas el peso de tu cuerpo con tus brazos.

Ten cuidado de no exceder el límite de tu cuello, pues podrías lesionarte. La postura en cuestión no es apta para todos los públicos, abstenerse los que no son muy ágiles y flexibles.

Comentarios