Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

El sábado 26 del apenas concluido mayo, este diario tituló en su primera plana: “Fuera de lugar acusaciones: UAEH”.
Sintetizaba lo declarado por el rector de la máxima casa de estudios de Hidalgo Adolfo Pontigo Loyola, quien precisó: “Las acusaciones contra la institución están fuera de lugar, y quien acusa está obligado a comprobar lo que denuncia”.
Salió así al paso de señalamientos sobre el supuesto uso de recursos para campañas electorales.
Contundente, citó que el presupuesto de la UAEH está etiquetado.
Insistió que no hace caso de acusaciones sin fundamento, además de que “persiguen otros fondos; simple y sencillamente me parecen fuera de contexto y fuera de lugar”.
Dejó claro que si algo estuviera fuera de la ley, “para eso está la norma y habría que aplicarla en el caso donde fuera necesario; no es nuestro caso”.
Loyola Pontigo no esquivó aludir a los decires de que estudiantes son llevados a actos proselitistas, lo que consideró insulto a la comunidad universitaria.
Y en su argumento esgrimió: “…que se preocupen los que tienen que ocultar, que ya tienen bastantes años acotándolo”.
Su mensaje lo vertió tras concluir el acto inaugural del Foro Regional sobre Derechos Políticos, Participación Ciudadana, Prevención y Denuncia de Delitos Electorales.
Presidente del consejo regional centro-sur de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), mencionó que es difícil y arriesgado “que alguien crea que se puede amañar el criterio de nuestros jóvenes, que alguien pudiera pensar que se pueden alterar las opiniones de manera arbitraria de gente pensante como son los universitarios”.
Lo que declaró el rector Pontigo Loyola fue más que adecuado y oportuno en el marco del foro, porque en las últimas semanas hubo insistentes imputaciones sobre presunta participación de autoridades de la UAEH, “orientando y hasta induciendo preferencias electorales con los estudiantes”.
Desde luego, no se descarta que ese tipo de señalamientos cobren fuerza a medida que se acerque el primero de julio, con el intermedio esperado, el próximo día 12, en que se celebrará, en Mérida, Yucatán, el tercero y último debate entre los cuatro candidatos a la presidencia de la República.
En el mismo acto, la directora general de asuntos jurídicos de la ANUIES Yolanda Legorreta Carranza refirió no tener información ni denuncias sobre observaciones o desvíos de parte de la universidad hidalguense a las campañas políticas.
Fue clara al reiterar que la ANUIES no detendrá a ninguna institución, como es el caso de la UAEH, a participar de manera más activa en el proceso electoral.
“La asociación no ve ni bien o mal este tipo de incursiones en la política, simplemente no le compete este asunto, es simplemente un trabajo conjunto con las universidades que llevamos de manera académica; lo demás no nos compete”.

Lidia García, la denuncia

Lidia García, candidata de Morena a diputada federal por el distrito 06 con cabecera en Pachuca, acusó a autoridades estatales de fabricar un delito para que su hijo, de 42 años, y 15, aproximadamente, trabajando en la procuraduría fuera detenido.
“Esta acción, tendría el propósito de que yo desistiera en mi intento de llegar al Congreso de la Unión. Desde luego, no voy a declinar.”
Habló como madre y como aspirante legítima a una curul.
Explicó que a su hijo, quien se disponía a abordar su automóvil, en el estacionamiento de la procuraduría, fue abordado, primero por dos agentes, quienes le dijeron que había una notificación relacionada con su vehículo, y, acto seguido, llegaron cuatro policías más para revisar la unidad.
El licenciado en derecho les dijo que adelante, que verificaran el auto.
Y fue cuando, en segundos, encontraron una bolsa con droga y, además, una pistola.
No le informaron de dónde procedía la mencionada notificación.
En funciones de Ministerio Público, bien identificado por una carrera profesional probada, sujeta a periódicos exámenes de control, como son procedimientos habituales, nunca, en su hoja de servicios se inscribió algo irregular, ilegal.
Además de estimar que en la detención y difusión del hecho se había violado la presunción de inocencia, Lidia García anunció que ejercería acciones contra quienes infringieron esa disposición consagrada por la ley.
Valerosa, de carácter, reiteró que seguirá adelante en la contienda electoral, en espera de lo que ocurra alrededor de los hechos en que su hijo, a todas luces, fue víctima de un montaje.
Por lo pronto, este viernes la Procuraduría General de la República (PGR) resolvió no judicializar el asunto, por lo que Isaac Téllez continuará su proceso en libertad.

Debate sin consecuencias

El debate que sostuvieron en Huejutla cuatro candidatos al Senado, no pasó de ser tersa manifestación de ideas.
Estuvieron, de Todos por México Nuvia Mayorga; de Morena Angélica García Arrieta; Por México al Frente Darina Márquez y, del PT, Máximo Jiménez Ramírez.
Salvo ligero roce entre Mayorga y García, más que ideológico, semántico, sobre la interpretación de la palabra pandemia, alusiva a un brote de cólera en Huejutla, el evento se desarrolló entre, a veces, vehementes pronunciamientos y en otros, los más, transcripción oral de temas, propios de especialistas.
Mayorga, exsecretaria de Finanzas en el gobierno de Hidalgo, exdiputada federal y responsable también de la Comisión Nacional de Pueblos Indígenas, mostró amplio conocimiento sobre la vida y no pocas pobrezas de quienes viven del campo.
García fue puntual defensora de género, condenando la violencia contra las mujeres, que, reafirmó, sigue peligrosamente vigente.
Darina, ligera para exponer, mostró referencias de problemas que hay en regiones del estado, fruto, se entendió, de sus recorridos proselitistas.
Y, a su vez, Jiménez fue pausado, sin animarse a confrontaciones, a lo mejor intimidado por la mayoritaria participación femenina.
Faltó, ciertamente, el aderezo, el punto de “no estoy de acuerdo” que llevara a una discusión de conceptos, sin perder los buenos principios y cortesías de los que, eso sí, hicieron gala las tres damas en pasarela.

Velasco, oportuna respuesta

A Víctor Velasco se le conoce desde que era jovencito inquieto, en su natal Tulancingo, en donde su padre, Fortino Velasco, fue dos veces alcalde.
Licenciado en derecho, hizo camino propio al andar. Después de una participación de carácter empresarial en Pachuca, en un negocio que desarrolló con propios esfuerzos, se integró por ahí de 1999 al sector gubernamental y, adelantito, a la política.
Desde el principio tejió buenas vibras con Onésimo Serrano.
Desempeñó diversas comisiones y después entró de lleno a ser parte del grupo de trabajo de Miguel Osorio. Estuvo adscrito a la Secretaría de Gobierno, al Despacho del gobernador, titular de la Secretaría de Desarrollo Social y, tras una exhaustiva campaña en 19 municipios, diputado federal por Actopan.
Posteriormente, delegado federal en la Sedatu de donde pasó, con el mismo cargo, a Sedesol.
Por razones inexplicables, la Federación de Migrantes Hidalguenses formuló señalamientos sobre presunto mal comportamiento de Velasco en asignaciones para obras y programas prioritarios.
Este, como siempre ha actuado, explicó que la delegación a su cargo no maneja recursos ni elige a beneficiarios, y que esas responsabilidades les atañen únicamente a los alcaldes.
Piedrita en el zapato que encontró cumplida respuesta.

Like
Like Love Haha Wow Sad Angry

Comentarios