Actualmente la norma fundamental promulgada el 5 de febrero de 1917 tiene más de 700 reformas

Pachuca

A 100 años de la promulgación de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el académico Roberto Zapata Wesley explicó que sería más conveniente reformar la Carta Magna que maquetar una nueva.
En entrevista con este diario, el profesor investigador de tiempo completo y jefe del área académica de derecho y jurisprudencia de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) dijo que la Carta Magna, que mañana cumple 100 años, conserva muy poco de la original de 1917, sin embargo una nueva se vería viciada por el constituyente que la formule.

La actual y sus percepciones

Esta norma fundamental promulgada el 5 de febrero de 1917 tiene más de 700 reformas, por lo que de la constitución original queda cerca de 10 por ciento; no obstante, pese a esos cambios, según el académico, la Carta sigue garantizando el Estado de Derecho, pues las modificaciones se han hecho en cuestiones económicas y sobre el bien jurídico social se han mantenido las garantías.

“Tras las reformas que ha tenido y al estar en un estado de paz en el Estado mexicano, todavía garantiza el Estado de Derecho.”

Sobre el hecho de que algunas veces no se cumplan tal cual sus artículos, Zapata Wesley explicó que normalmente se busca que la Constitución sea aplicada tal cual, sin embargo en ocasiones algún artículo es interpretado de otra forma debido a la percepción que tiene la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), encargada de dar una interpretación a la Carta Magna.
Posiblemente, dentro de alguna de esas jurisprudencias se da un retoque, esto porque de alguna forma la constitución no incluye todo y es necesario abundar según los contextos.
El problema entonces radicaría en la percepción que a veces pone el ciudadano, no en la que realiza el operador jurídico (SCJN), quien sabe que existe el artículo constitucional y jurisprudencia de ellos, pues son los calificados para la aplicación más exacta y específica.
Por otra parte, la incapacidad de la clase política y el problema de partidocracia es un factor que afecta directamente a la Constitución que nos rige, y podría influir si se considera crear una nueva.

Constituyente viciado

En ese sentido, Roberto Zapata explicó que precisamente la partidocracia y la actividad de los representantes tendrían que analizarse para saber si necesitamos una nueva Constitución o mantenerla y reformarla.

“El partido político es el que tiene toda la fuerza sobre las reformas de la Constitución, entonces, si se tienen casos de corrupción en los partidos, afectaría a la Carta Magna.”

Por eso mismo, si se busca una nueva Constitución y al llamar a un nuevo constituyente, tendríamos que saber quiénes serán los actores que llevarán el eje central sobre la nueva Carta.

“Ahí radica lo peligroso, porque si con las reformas en materia económica no fueron pensadas para el beneficio del pueblo, qué pasaría con un nuevo constituyente.”

Para crear ese constituyente, las bases las interpondrían quienes están ahora en el poder.

La opción

La opción más viable sería una reforma a la actual pero con una sistematización real de la Constitución, ya que a veces se contradice o tiene nuevas añadiduras.

“Opto más por sistematizar la Constitución actual que crear una nueva…además en este momento social del país tenemos el resentimiento de la población a los grupos de poder, lo cual sería contraproducente al generar una nueva Constitución”, declaró.

Finalmente, el académico recomendó como primer punto leer la Constitución, tener una en casa y saber cuáles son los derechos que en verdad tenemos y cómo hacerlos valer.
La Constitución de 1917 está compuesta por 136 artículos divididos en nueve títulos, los cuales se encuentran subdivididos en capítulos.
Está conformada por dos partes que contienen las garantías individuales, hoy derechos humanos, y la división de los Poderes de la Unión y el funcionamiento fundamental de las instituciones del Estado.

Rating: 3.0. From 3 votes.
Please wait...

Comentarios