Preocupa a padres caso de abuso en Universidad del Futbol

2339
TUZOS

Pachuca.-Sin certeza, así es como viven los padres de los alumnos que toman clases en la primaria de la Universidad del Futbol. De parte de las autoridades escolares solo reciben evasivas ante la acusación de un menor abusado sexualmente dentro de esa institución, señaló una de las madres que deseó quedar en anonimato por temor a que tomen represalias contra sus hijos, quienes hasta la fecha asisten a ese plantel.
“Un día fui por los niños a la escuela y una mamá, que no conocía, se acercó a mí y me dijo ‘es que está sucediendo una situación que queremos que nos aclaren ahorita con un chiquito de primero, se está hablando de que violaron a un niño dentro
de las instalaciones de la escuela y que fue un profesor’, entonces obviamente como mamá te espantas”, relató la madre de familia sobre los hechos ocurridos en noviembre de 2016.
Durante el tiempo de espera, los padres que se encontraban en el lugar solo sabían que en ese momento la madre del menor agredido estaba sosteniendo una reunión privada con los profesores y directivos de la institución; sin embargo, ninguna autoridad había recibido a los tutores. “Mientras le pregunto a una mamá ‘¿cuándo fue esto?’ y me dijo que el lunes habían detenido al profesor; te estoy hablando que del lunes, a ese día que era jueves, no nos habían dicho nada; nos esperamos ahí horas”, recordó, a la vez que evitó dar fechas concretas, pues consideró que debido al tiempo transcurrido hasta el momento, y a la falta de atención que le dieron al caso, podría equivocarse al determinar esos datos.
Al ver que no obtendrían respuesta, el grupo de padres que se encontraba en el lugar acordó que los alumnos no acudirían a la escuela hasta que la institución les diera una respuesta; la mujer declaró que sus hijos no asistieron a clases durante casi una semana.

 

Cuando se retiraban del lugar, un hombre y una mujer, quienes después serían identificados como los abogados del caso, se acercaron a los padres para explicar los pormenores de la situación.
“Ellos dijeron que la mamá estaba manteniendo todo muy secreto porque no quería entorpecer el proceso, nos dijeron ‘estamos hablando con la institución, les estamos informando porque también la escuela apenas se va enterando’, entonces todos los papás ya enojados pidieron que fuera la señora para que nos dijera qué estaba pasando porque ese profesor entrenaba a nuestros hijos, aparte, al principio lo manejaron como que era el auxiliar de un entrenador”, además de señalar que existían otras víctimas.
La madre del menor afectado accedió a hablar con los presentes y les explicó el caso, refirió al profesor Luis Ángel Salas como el presunto culpable, “y entonces ahí todos nos preguntamos ¿cuándo la escuela nos va a decir qué es lo que está pasando?, y en ese momento todos dijimos que no íbamos a llevar a los niños hasta que no nos dijeran algo.
“Sale el director de filiales, el director de primaria y otro profesor y nos dicen ‘oigan, papás, ¿qué está pasando?’, y nosotros dijimos ‘no, queremos que ustedes nos digan qué es lo que está pasando, porque la mamá y los abogados ya nos dijeron y ustedes no nos están dando la cara’”. Las autoridades escolares aseveraron ante los presentes desconocer el caso ocurrido aproximadamente tres días atrás y que solo tenían conocimiento de que el profesor había sido detenido, además aclararon que no darían información hasta no estar al tanto de la situación, “ahí todos pensamos qué era lo que se estaba escondiendo”.
La mujer comentó que en la Escuela del Futbol el trayecto de los baños al campo es extenso y que hasta ese momento nadie acompañaba a los alumnos de un punto a otro, factor que consideró ser propicio para que ocurriera tal evento, puesto que, según declaró, se presume que el abuso fue perpetrado en los baños de la institución. Asimismo, la madre afirmó que no fue hasta que pidió una cita directamente con el director cuando le fue explicada la situación, así como las medidas que las autoridades escolares tomarían para proveer de seguridad a los alumnos.
“Cuando hablo con ellos, me dicen que sí se detuvo al profesor, a quien no se le había comprobado nada, que como escuela iban a otorgar todas las pruebas, pero que ellos solo sabían lo mismo que nosotros, que no sabían más, que la escuela iba a implementar medidas de seguridad más drásticas.”
Aseguró que hace apenas un mes hubo una reunión de padres, en la cual se cuestionó a la institución los avances del caso “y nos dicen que al profesor lo liberaron porque no habían encontrado pruebas (…) yo volví a preguntar porque sí tenía el pendiente, porque ya no vi más a la señora”.
Por otro lado, además de aumentar las cámaras de vigilancia y de brindar acompañamiento a los alumnos en el trayecto del baño al campo, la escuela solo pidió a los menores acercarse a los directivos en caso de sufrir algún tipo de acoso o abuso; sin embargo, no fueron tomadas medidas alternas para atender el estado de alarma que existía entre los niños, ya que la mayoría estaba completamente al tanto del caso, debido a que tanto padres como profesores no tuvieron el debido cuidado al hablar sobre el tema conforme al nivel y conocimientos de cada uno, lo que sumó también diversas versiones del hecho entre el alumnado.
“Un papá dio la opción de dar talleres para que se les explicara a los niños ese tipo de situaciones, pero no hubo nada, o sea, todo se quedó tal cual. Por ejemplo, yo porque pregunté, pero si no preguntas no te dicen nada. Yo creo que después de un tiempo debieron haber hecho una junta para que se viera lo que se estaba haciendo, pero no, nada de eso, y no se ha tocado el tema, de la señora no supimos más.”
Finalmente, la mujer aceptó que como padres de familia primero hubo un intento de organización para exigir justicia, pero que de pronto éste se esfumó. “No es posible que aún no haya sido procesado (el profesor), y yo no sé si otros papás han preguntado sobre el caso, pero yo sí”.
Sospechoso consigue amparo

Con fecha 4 de enero de 2017, a Luis Ángel Salas Bustamente se le concedió el amparo que lo puso en libertad después de haber sido detenido ante la acusación de violar a un menor dentro de las instalaciones de la primaria de la Universidad del Futbol, donde fungía como entrenador.
Bajo la carpeta de averiguación 1246/2016, el exentrenador sigue el proceso en libertad. La autoridad jurídica determinó que el delito se definía como abuso sexual, y no violación como se señaló al inicio de la carpeta, lo que dio pie a la ejecución del amparo interpuesto por el acusado.
A pesar del trajín legal en el que se han visto las partes, directivos de la Universidad del Futbol no han pronunciado opinión ni posturas ante el caso, el cual se perpetró dentro del espacio deportivo que comprende esa institución; el Club Pachuca emitió un comunicado en diciembre pasado, donde se comprometió a colaborar con la investigación para esclarecer los hechos que involucraban a uno de sus trabajadores.
Fuentes consultadas al interior del lugar, quienes a su vez pidieron ser presentadas como anónimas, aseveran que los altos mandos del club amenazaron a los empleados con represalias a quienes emitieran alguna opinión pública sobre el incidente.
Sin embargo, activistas por los derechos de la niñez se pronunciaron en las oficinas de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Hidalgo para pedir la intervención de las autoridades en el rubro, con la intención de garantizar el derecho y justicia del menor afectado; esto a pesar de las amenazas recibidas de parte de los aficionados a los Tuzos, quienes por redes sociales defendieron violentamente al Club Pachuca ante tal acusación.

Rating: 4.0. From 1 vote.
Please wait...

Comentarios