hospital civil,morenistas

Pachuca.- Durante la 74 sesión del Congreso, el diputado del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) Rafael Garnica Alonso denunció y descalificó las obras que son realizadas en la fachada del exhospital civil de Pachuca, inmueble que pertenece al gobierno estatal, ya que explicó que no solo transgreden y vulneran la historia que da identidad a Pachuca, sino quebrantan un edificio lleno de tradición en Hidalgo que ha congregado a diversas personalidades académicas, médicas, universitarias, gobernadores y presidentes de la República.

Indicó que desde el mes pasado han observado labores de intervención en la fachada del edificio y no hay certeza del tipo de trabajo, es decir, si se trata de obras de conservación, mantenimiento, reparación, restauración o, lo que sería aún más grave, modificaciones a la arquitectura original, externó.

El diputado morenista por el distrito 10 de Apan refirió que ante la desinformación y ausencia de explicaciones por parte de las autoridades a quienes corresponden esas intervenciones se le han acercado ciudadanos que, preocupados por ese inmueble, han manifestado interés por su defensa frente a las posibles modificaciones.

Garnica Alonso recordó que los orígenes del hospital civil se remontan a 1725, durante la orden religiosa de San Juan de Dios al iniciarse la construcción del nosocomio, ubicado en la calle Abasolo, actualmente ocupado por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), donde permaneció hasta 1820, cuando por disposición constitucional desaparecieron las órdenes hospitalarias; sin embargo, esa clínica permaneció en funciones y atendió enfermos hasta 1835, cuando el último prior de la orden, Agustín de Melgarejo, murió.

Rememoró que para 1852, el ayuntamiento de Pachuca reabrió el hospital de San Juan de Dios pero bajo el sostenimiento municipal y con el nombre de hospital civil de la ciudad, donde continuó hasta 1861, año en que fueron expropiadas las instalaciones del exconvento de San Francisco y fue decidido instalar el hospital en uno de los claustros del monasterio.

Añadió que en septiembre de 1937, durante el gobierno de Javier Rojo Gómez, fue publicada la convocatoria que contendría el proyecto para la construcción del nuevo hospital civil de Pachuca, ante la insuficiencia del de San Francisco, que se encontraba ubicado en la ahora plaza Bartolomé de Medina.

“Tres años después, el nuevo inmueble estaba localizado en la actual calle Eliseo Ramírez Ulloa, y fue inaugurado el primero de marzo de 1940. Todavía en funciones fueron realizados los primeros traslados de pacientes desde el hospital de San Francisco”, explicó.

Destacó que en 1980, gracias a la donación del presidente Luis Echeverría Álvarez y del gobernador Jorge Rojo Lugo, fue publicado el 8 de julio en el Periódico Oficial del Estado de Hidalgo el decreto 80, que facultaba al titular del Ejecutivo estatal para que a título gratuito donara a la Universidad Autónoma de Hidalgo los bienes, instrumental en general y demás accesorios del hospital civil y del sanatorio Garza Ríos.

Dicha donación, detalló, quedaría convenida hasta 1989, cuando Adrián Valdez Espinosa, director de la Escuela de Medicina, acordó que una parte del edificio quedara bajo la administración de la universidad y otra a cargo del gobierno estatal, proceso que fue indicado por el mandatario Adolfo Lugo Verduzco.

A partir de esa fecha, el hospital civil universitario continuó dando servicios a la ciudadanía, y persiste en esas actividades; no así la parte acordada para el gobierno, donde ahora se encuentra ubicada la Casa del Niño DIF, además del ala que conecta con el edificio perteneciente a la universidad, “espacio que hoy está sufriendo modificaciones sin que tengamos certeza de que se trata de una mejora para la prevalencia del inmueble.

“Es una pena que las autoridades propietarias, y con ello me refiero al gobierno estatal, no respeten lo estipulado en los artículos del sexto al 13 de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos, que estipula que los monumentos artísticos, como el hospital civil, podrán ser conservados o restaurados previa autorización del instituto correspondiente, en coordinación con el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura y bajo la dirección del Instituto Nacional de Antropología e Historia”, subrayó Garnica Alonso.

“Es mi deber, en mi calidad de diputado, representar los intereses de la ciudadanía y ratificar mi apoyo y compromiso de fomentar el conocimiento y respeto, pero sobre todo por la defensa del patrimonio cultural y de la conservación de edificios y monumentos históricos y artísticos”, afirmó.

  • Desde el mes pasado han sido efectuadas labores de intervención en la fachada sin que haya certeza del tipo de trabajos realizados y si podrían ser perjudiciales, informó Rafael Garnica

Comentarios