Como si el erario público no fuera lo suficientemente obeso, el Tribunal Electoral del Estado de Hidalgo (TEEH) ordenó al ayuntamiento de Cuautepec que a partir de enero otorgue un pago económico por el desempeño de sus funciones a nueve delegados y subdelegados. Actualmente se consideraban solo auxiliares de las actividades de la presidencia municipal en barrios y colonias, por su puesto, con las respectivas tareas político-electorales que el partido en turno les confiere. Tras resolver el caso, el TEEH exhortó al Congreso local a realizar las reformas conducentes para contemplar dentro de la ley orgánica municipal las remuneraciones para delegados y subdelegados. Esto significa dos cosas, la primera que competir de ahora en adelante será tan codiciado como contender por uno de los tradicionales cargos públicos. Segunda, de aprobarse los dictámenes correspondientes habrá una carga fiscal más al presupuesto municipal. Una tercera arista, fuera del asunto económico y lo titánico que será el proceso de elección, tendrá que ver con la exigencia que cada delegado asuma para el acarreo de sufragios en beneficio del partido que corresponda. En la sesión del viernes, el TEEH emitió el resolutivo al considerar que se trata de servidores públicos que tienen derecho a una retribución, misma que será calculada de acuerdo con el trabajo que realicen. Luego entonces, las autoridades auxiliares, llamados también “soldados del ayuntamiento”, cuya elección y facultades no están del todo claras hasta ahora, en adelante asumirán un papel clave en sus demarcaciones de influencia. El delegado es la representación política y administrativa del ayuntamiento y debe cumplir ciertas disposiciones de carácter general dentro de su localidad. Auxilia a las autoridades federales, estatales y municipales en el cumplimiento de sus atribuciones, promueve el establecimiento y prestación de servicios públicos en la colonia y es, en términos generales, un brazo político del partido en turno. En adelante, los ayuntamientos deberán hacer un hueco en su de por sí estrecho presupuesto anual para cubrir la remuneración de decenas y, en algunos casos centenares, de delegados y subdelegados, y es que de eso dependerá el robustecimiento del capital político. De filón. De manera responsable y anteponiendo el beneficio de su comunidad, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) se suma a la capacitación para atender eventuales casos de estrés laboral como establece la nueva Norma Oficial Mexicana 035.

Comentarios