El Covid-19 avanza, implacable, por todo el territorio nacional. Hidalgo, como sabemos, no está a salvo. Ni siquiera el único municipio “de la esperanza” que tenía la entidad. Ayer la secretaría de salud estatal informó que el nuevo coronavirus llegó a Juárez Hidalgo, única demarcación que tenía permiso del gobierno federal para regresar a las actividades normales. No fue posible evitar la llegada del virus, ni siquiera porque la alcaldesa Jazmín Montaño Dorantes ordenó no levantar la cuarentena para evitar bajar la guardia. No fue suficiente. Eso que ocurrió en Juárez Hidalgo puede verse como un aviso de lo que será la nueva normalidad en todo el planeta hasta en tanto contemos con una vacuna anti Covid-19. Ayer mismo el subsecretario de Salud Hugo López Gatell pidió a la ciudadanía prepararse frente a lo que llamó “una epidemia larga” y advirtió que una vez que se restablezcan las actividades en México habrá “experiencias de rebrote”. El mundo está aún lejos de controlar la propagación del virus y el hecho de que el único “municipio de la esperanza” en el estado haya caído ayer entre los que ya registran casos de coronavirus nos habla de que será muy difícil mantenerse a salvo. ¿Qué hacer entretanto? No hay otro camino más que obedecer las indicaciones de las autoridades sanitarias que, en el caso de nuestro país, optaron por la estrategia del aislamiento domiciliario, conocido como jornada de sana distancia. El reto para una entidad como Hidalgo: pobre, enfermo e informal es mayor, pues deben enfrentarse crisis concomitantes que ya estaban ahí antes de que llegara esta pandemia. El estado está, como todo el mundo, ante una encrucijada, la más grave en toda la historia moderna. De filón. Los tiempos de pandemia exigen creatividad y flexibilidad en todos los ámbitos. Eso lo entiende muy bien la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), institución que llevó a cabo dos exámenes de grado de forma virtual por parte de estudiantes del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades (ICSHu). El objetivo: que los egresados no retrasen su proceso de titulación a causa de la pandemia.

Comentarios