Río de Janeiro

La mexicana María del Rosario Espinoza consiguió su tercera medalla olímpica y lo hizo en Río 2016, donde cayó en la final ante la china Shuyin Zheng por marcador de 1-5, ante una arena Carioca que se entregó a la sinaloense.
La competidora vio cumplido su deseo de conseguir una tercera medalla olímpica y aunque ella hubiera preferido el oro, con la plata culminó la labor que comenzó con la obtención del oro en Beijing 2008 y continuó con el bronce en Londres 2012.
En su salida al tatami carioca, Espinoza demostró que estaba segura de hasta dónde debía llegar ante una china que por su altura, unos 15 centímetros más que la mexicana, no permitía atacar con comodidad y solo tenía que esperar a la defensiva para marcar.
Los primeros dos minutos, Zheng sacó su estilo, reservado y en espera del descuido, su pierna larga fue su mejor arma para no dejar pasar algún golpe de la mexicana. Terminó con puntuación de 1-0 en favor de la asiática.
Para el segundo periodo, la originaria de La Brecha, Sinaloa, no tuvo más que arriesgar. Su eterno combate de coraje hizo que la china no dejará de estirar su pierna. Espinoza buscó en todo momento apuntarse el punto que no llegó.
Ante un gimnasio pletórico que se entregó a ella, salió por todo y comenzó a trabajar en busca del estallido, la china se protegió bien e impidió que dos patadas llegaran con certeza.
Sin embargo ante la extinción del tiempo, la china, con su ventaja de 1-0, espero el momento preciso y atacó. Fueron cuatro contactos que llegaron al cuerpo de María Espinoza y fue entonces que se desvaneció el oro.
Pese a ello, la arena se entregó a María y con “¡Maia, Maia, Maia!”, ella alzó su brazo y tomó el camino al vestidor. Se esfumó el título olímpico, pero la plata sabe a eso, porque además consigue su tercera presea de manera consecutiva.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios