Presea de Estrada, parteaguas del TKD nacional: entrenador

261

El taekwondoín se colgó el metal de bronce en los JO de Sídney 2000

Ciudad de México.- Hace 20 años, Víctor Manuel Estrada Garibay logró inscribir su nombre en los anales de la historia del taekwondo mexicano al conquistar la primera medalla olímpica para el país, en el debut oficial de la disciplina, que se dio en el marco de los Juegos Olímpicos (JO) de Sídney del año 2000.

El tricolor venció por 3-1 a Roman Livaja, de Suecia, para colgarse la presea de bronce en la categoría menos (-) 80 kilogramos (kg), con la que inició la cosecha nacional que acumula, hasta el momento, siete metales.

Además, desde esa edición, México siguió con la ruta del éxito y conquistó podios en todos los JO subsiguientes: Atenas 2004, Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016.

“El logro de cualquier medalla es un momento que trasciende para quedar marcado en la historia, no solo para el atleta que consigue colgarse la distinción, sino también para el país, y en el caso del TKD fue la puerta para que miles de mexicanos soñaran con vivir un momento como el que logró Estrada Garibay en Australia”, destacó Alfonso Victoria, jefe de entrenadores nacionales de taekwondo.

“Para el TKD federal, después del logro de Víctor llegó una euforia por la práctica de esa arte marcial. Miles comenzaron adiestramientos y ese auge mantiene su apogeo hasta la fecha”, rememoró el instructor.

El impulso continúa y ha logrado establecerse como una de las potencias regionales y mundiales de la disciplina.

Comentarios