Presenta Margarita Estrada Madar, vuelta al origen

950
margarita

Pachuca.- A Margarita Estrada Ávila la conocí hace una década, ella es de las personas que un día, sin razón aparente, aparecen en tu vida para acompañarte siempre. Así, el pasado sábado, el Universo me dio la oportunidad de acompañarla a la presentación de su primera novela titulada Madar, vuelta al origen.

La sala Salvador Toscano, en la capital de Hidalgo, fue el recinto que eligió para dar a conocer la obra que escribió para su nieto.

Su padre, contó a la asistencia durante la presentación, fue el motor principal para que ella volviera realidad un sueño que amasó durante años. Él, abundó, la motivó siempre a escribir sus propias historias y finales.

De niña, siempre fue aficionada a los cuentos, fábulas y poesía, sin embargo siempre se cuestionaba el desenlace de los mismos,

se lo comentaba a mi padre y él me decía muy serio: Margarita, escribe tus propios historias y tus propios finales. A la distancia, al paso de las décadas, por fin le hice caso.

Hoy, con el objetivo cumplido, su padre tendrá una digna ofrenda en el altar de muertos y su nieto un legado para toda la vida.

Presentaron la obra de ciencia ficción el subdirector de ediciones y publicaciones de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Marcial Guerrero Rosado y Napoleón Estrada Serrano, director de coordinación del Colegio de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM).

Margarita escuchó emotiva y atenta los comentarios sobre su novela para luego explicar al auditorio los motivos que la llevaron a volver realidad Madar, vuelta al origen, su primer hijo literario, al que calificó como un “sueño largamente acariciado”.

Se trata, explicó, de un proyecto que inició hace cuatro años con la idea de escribir un cuento para su nieto; varios trazos de lápiz sobre el cuaderno y múltiples correcciones dieron vida a una narrativa de 120 páginas.

A través de personajes como Madar, Margarita comparte con las y los lectores, a manera de historia, su visión e interrogantes sobre cuál será el futuro del planeta ante los constantes avances de la ciencia y de la superveniencia del hombre y la mujer en él.

Esta historia ya no me pertenece, la quiero para ustedes y para mi nieto, los invito a que la lean y la disfruten”,

declaró.
Al brindar sus comentarios, Juan Marcial reconoció la generosidad de Margarita con el lenguaje y la capacidad de la obra de atrapar al lector; por su parte, Napoleón Estrada celebró el atrevimiento y la osadía de la autora al publicar su novela, la cual, concluyó, fue un acto rebelde.

Yo, como autora de estas líneas, reconozco a Magos, como la llamamos quienes la estimamos, por su valentía y creatividad, pero sobre todo por su solidaridad y su disponibilidad para dar amor, cualidades que sin duda hacen más simple el camino a quienes la rodean.

Comentarios