Presentan libro sobre periodismo corrupto

836
Negocio de chacales, de Julio Patán
A través de la obra Negocio de chacales, de Julio Patán

Pachuca

A través del libro Negocio de chacales, el autor Julio Patán Tobío vierte el ejercicio literario lúdico sobre su percepción de cómo se trasmina la corrupción y sus desencuentros con el periodismo corrupto y torpemente pervertido por sus ligas con el poder.
El texto de 208 páginas, publicado bajo el sello de Planeta, fue presentado en la Feria Universitaria del Libro (FUL) 2016 de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).
De acuerdo con Alberto Morales Damián, quien presentó la obra en el auditorio Nicolás García de San Vicente, Negocio de chacales tiene cualidades literarias que cumplen con los requisitos para hacerla disfrutable, posee sentido del humor que permea todo el texto porque arranca esa risa suspirada que viene del autoreconocimiento de la falla propia y, además, es una novela en clave en la que los personajes de ficción guardan o resumen cualidades o características de personas reales ampliamente reconocidas por el público lector.
El personaje principal, Blasco Rojo, es un héroe típico de novela negra, totalmente fracasado, un periodista sumido en una crisis emocional, un hombre destruido que en busca de un empleo lo consigue a través de un pariente político indeseable, por pariente y por político, y se hunde en una aventura en la que no funge como mal reportero, pero sí como un cínico que hace su trabajo, aunque en un entorno de un periodismo execrable en nuestro país.
El autor es licenciado en filosofía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) e hijo de dos luminosos intelectuales de gran prestigio entre la comunidad académica del país, la lingüista Carmen Loreto Tobío y el filósofo y poeta Federico Patán, docentes eméritos de la UNAM. Patán Tobío también es autor de El libro negro de la izquierda mexicana, Conspiraciones y Para entender a Martín Luis Guzmán, así como de un sinfín de artículos sobre literatura como “Noctámbulas pasiones”, publicado en 1993 en la revista Etcétera.
Cinéfilo, lector voraz, cultísimo, incorregible confrontador de los “ismos”, políticamente incorrecto, agudo, vivaz, algo triste y de una gentileza incluyente que se reconoce porque tiene por costumbre pasar la mirada por quienes estén conversando o acompañando a sus interlocutores, gesto amable que data de una hidalguía casi extinta.
Patán es además un conocedor, practicante y admirador del boxeo, así como irredento aficionado al equipo de futbol Cruz Azul; ha declarado que fue un pésimo estudiante y que jamás debió haber estudiado filosofía, sin embargo compensó su pésimo desempeño leyendo; entre sus lecturas abundó la literatura inglesa y estadunidense, y de ésta la novela negra.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios