Bruselas

El cineasta costarricense Esteban Ramírez estrenó esta semana en Bélgica su tercera producción Presos, que expone la realidad del sistema penal latinoamericano.
Presentado en la quinta edición del festival de cine latinoamericano Peliculatina, en Bruselas, la cinta es una crítica al sistema penal de Costa Rica que, según el realizador, constituye una verdadera “escuela del crimen”.
La trama gira alrededor de la relación establecida por casualidad entre Natalia, una joven que busca liberarse de los dictámenes de su familia de clase media, y Jason, encarcelado por haber causado la muerte de una persona mientras conducía embriagado.
La violencia diaria, las relaciones humanas, la dependencia de drogas se inmiscuyen en la vida de Jason y el público descubre junto a Natalia cómo el engranaje de una prisión puede impedir cualquier regeneración.
La película está inspirada en el documental Los Presos, realizado por Víctor Ramírez, padre de Esteban, en 1973.
Al igual que el documental, la ficción Presos fue rodada en la cárcel La Reforma, la principal de Costa Rica, y contó con la participación de muchos internos, lo que permitió al equipo tener una visión más cercana de la realidad que abordaban.
Lanzada en Costa Rica en mayo de 2015, la cinta ha sido bien acogida por un público que mira con preferencia hacia el cine de entretenimiento al estilo de Hollywood.
Fortalecido por el galardón a mejor película y mejor actriz en el Festival Internacional de Cine de Santander, en Colombia, y de una indicación a la selección del Oscar de mejor película extranjera, Presos alcanzó 70 mil espectadores en la primera semana y permaneció ocho semanas en cartelera.

Comentarios