El origen de las malformaciones congénitas es multifactorial, sin embargo, en niños y niñas las principales causas van desde la contaminación ambiental, orígenes hereditarios, consumo de algún tóxico durante la gestación, etcétera. Pese a lo anterior, uno de los factores para que una pareja tenga un hijo con una malformación es la falta del consumo de ácido fólico antes del embarazo.
La posibilidad de que una pareja procree a un hijo con una malformación congénita puede estar presente en 3 a 5 por ciento, aunque no tenga antecedentes. El conocer ese factor ayudará a las personas a tenerlo en cuenta para no agregar más riesgos durante el embarazo con el consumo de tóxicos de uso recreativo como el alcohol, tabaco, mariguana, entre otros.
Existen medidas preventivas, una de ellas es la de consumir 400 microgramos de ácido fólico (0.4 miligramos). Aunque ese nutrimento se encuentra en algunas frutas cítricas, vegetales de hoja verde, leguminosas como frijoles y lentejas, es cierto que están presentes en una menor proporción que no alcanzan a cubrir los requerimientos diarios de esa vitamina durante el desarrollo de un embarazo.
Pues bien, la importancia de tomar ácido fólico antes de planear un embarazo es fundamental, ya que se ha reportado en bibliografía científicamente comprobada que las mujeres deben ingerir ácido fólico durante seis meses a un año antes de que se embaracen. Por el lado del padre, este se recomienda que ingiera la vitamina tres meses antes de que embarace a su pareja. De esa forma, se prevendrán malformaciones congénitas sobre todo del sistema nervioso, tales como defectos del tubo neural.
Se debe de tomar suplemento de ácido fólico ya que las cantidades que se consumen en la alimentación diaria son de diferente estructura química. El ácido fólico sintético (usado en medicamentos y en la fortificación) está en forma de pteroilmonoglutamato (PGA), que no existe en la naturaleza, donde se encuentra como pteroilpoliglutamatos, especialmente en forma de 5-metiltetrahidrofolato. El organismo transforma el PGA en 5-metiltetrahidrofolato. Esta forma del ácido fólico contribuye a mantener niveles óptimos de ese nutrimento en la sangre para ser utilizado en la replicación de células. Acción vital durante los primeros tres meses del desarrollo de un nuevo ser humano durante el embarazo (en donde el desarrollo de órganos internos está en su fase más activa).
Sin embargo, esa actividad preventiva no es tan implementada en distintas regiones, se ha publicado que algunas poblaciones tienen porcentajes bajos (alrededor de 20 por ciento) que ingieren ácido fólico antes del embarazo. En otras cifras, 70 por ciento lo toma una vez ya estando embarazada, mientras que 10 por ciento aproximadamente nunca lo tomó. Esas cifras refieren que los trabajadores de la salud debemos estar al pendiente de ese tipo de acciones que pueden prevenir. No cuesta mucho tomar ácido fólico, pero el beneficio de tomarlo sí es mayor. Por lo que invitamos a toda la población a solicitar a su médico una receta por esa vitamina.
Pongamos un alto a las malformaciones del tubo neural (sistema nervioso) principalmente, difundamos entre amigos y familiares el consumo de ácido fólico como una saludable práctica.

Comentarios