El PRI de Peña Nieto…

367
Moises Sanchez Limon

El sábado último, Enrique Peña Nieto no habló a título personal ni como un priista más en el 88 aniversario del génesis del Partido Revolucionario Institucional. Habló como presidente de la República porque el cargo es inherente a quien lo porta durante seis años.
Y con ese bagaje de conocimiento de lo que ocurre en el país, de asumir su caída vertical en el top ten a niveles de un dígito, como ningún otro presidente de México, de estar en el ojo del escándalo político azuzado y prohijado por sus malquerientes y enemigos políticos, pero igual convencido de lo que ha hecho en cuatro años de gestión en el máximo cargo de elección popular del país, habló del pasado, presente y futuro del país.
Porque bien puede asumirse como un corte de caja o informe presidencial a este mensaje de Enrique Peña Nieto, ante la estructura dirigente nacional del PRI, cada día más menguado de la experiencia de personajes como Gustavo Carvajal y más rehén de aprendices de brujo que han saltado a las grandes ligas para hacer impunes negocios personales con los dineros públicos, en nombre del sistema de partidos políticos y del tejido de compromisos, acuerdos, compadrazgos y pagos de facturas.
Peña Nieto, presidente de la República y líder del Partido Revolucionario Institucional, arrastra las consecuencias de actos delincuenciales de esos prohombres que se encumbraron bajo su apoyo como comandante en jefe de las fuerzas priistas que han perdido cohesión en estados como Veracruz y Coahuila, Chihuahua y Quintana Roo, debido a la ausencia de convicciones políticas y sociales de sus gobernadores, que se dieron a la praxis del saqueo y el engaño.
Públicamente, Peña Nieto ha referido que no trabaja en aras de ganar popularidad y asume los costos políticos de las decisiones que se han tomado para impulsar en el Congreso de la Unión temas hasta hace poco considerados tabú e intocables.
Políticamente su gobierno y el partido del que es líder por antonomasia, han cargado con las consecuencias de legislaciones nada populares, pero mayor parte del desgaste en el ejercicio del poder y en las contiendas electorales, han sido consecuencia de esos gobernadores menores de 50 años, es decir, los que relevaron en liderazgos a los llamados dinosaurios, criticados por ejercer el centralismo en el poder y llevar al país por rumbos no consensuados con la oposición.
En fin. Por supuesto, el presidente es el principal responsable de los cambios habidos en la vida política, económica y social de México.
Así que esto de cargar con los costos políticos es apenas de elemental inherencia al cargo, mas no puede desvincularse y mucho menos cerrar los ojos ante la evidencia y denuncia permanente contra aquellos integrantes de su equipo que han incurrido en tantos asuntos de corrupción que se han vuelto clientes asiduos del informe del auditor Superior de la Federación, Juan Manuel Portal.
En consecuencia, en ese su mensaje sabatino como orador principal en la ceremonia festiva por los 88 años del PRI, cuando aseguró que a diferencia de los últimos gobiernos de la oposición “nosotros sí nos atrevimos a asumir los costos y a tener la audacia para impulsar las grandes transformaciones del país. Entendimos que la popularidad es efímera, mientras que el ejercicio de la responsabilidad trasciende en el tiempo”, él va a la cabeza de un selecto grupo que, desde el gabinete y los poderes Legislativo y Judicial hicieron posible las reformas estructurales que hoy se encuentran en la cresta de la ola de las filias y fobias.
¿Y los oportunistas del priismo? Ojalá haya un ejercicio de autocrítica, si es que, como refirió Peña Nieto, el PRI no pactará su derrota. Y también se requiere más humildad y compromiso de sus dirigentes, desde Enrique Ochoa Reza y hasta representantes distritales, con la militancia. Digo.
Martes. En la inauguración del nuevo puente Barra Vieja-Las Lomas, en Acapulco, una obra de ingeniería emblemática, el secretario de Comunicaciones y Transportes Gerardo Ruiz Esparza dio por terminadas las obras contenidas en el Plan Nuevo Guerrero, surgido a raíz de la devastación provocada en el puerto por los huracanes Ingrid y Manuel, en 2013. De esta manera, el aeropuerto internacional de Acapulco, la autopista del Sol, cinco ejes carreteros, 11 puentes y mil 35 caminos rurales, no solo fueron reconstruidos, también se mejoraron las condiciones con las que operaban antes de ocurrir esos fenómenos naturales, mediante una inversión de 20 mil millones de pesos. Ruiz Esparza cumple así una instrucción presidencial más al consolidar una infraestructura superior en calidad, capacidad y eficiencia, que contribuye a que la entidad ocupe el segundo lugar nacional en crecimiento económico y el tercero en generación de empleos. Para apoyar más a este estado, Ruiz Esparza anunció que el paso exprés de Cuernavaca quedará listo antes de Semana Santa, el libramiento poniente de Acapulco, primera etapa, a finales de mes, y la interconexión del segundo piso con caseta de Tlalpan, que ya está en operación. Buenas noticias para Guerrero. Conste.

[email protected]
www.entresemana.mx
@sanchezlimon
@sanchezlimon1
@Entresemanamx

No votes yet.
Please wait...

Comentarios