Primer debate Clinton-Trump podría definir elecciones de EU

503
trump
Trump llega como el candidato más impopular

Washington

El primer debate presidencial hoy entre Hillary Clinton y Donald Trump tiene el potencial de ser decisivo en la recta final hacia las elecciones del 8 de noviembre, en momentos que hasta uno de cada cinco votantes se mantiene indeciso.
Clinton, de 68 años, llega al foro no solo como la favorita, sino con una amplia experiencia en debates políticos, primero como candidata al Senado de Nueva York, después como aspirante presidencial contra Barack Obama en 2008 y en este ciclo electoral contra Bernie Sanders.
Entre sus activos destaca un conocimiento detallado de política doméstica gracias a su experiencia como primera dama de Arkansas y de Estados Unidos, como senadora y un manejo de asuntos de política exterior y diplomacia gracias a su gestión como secretaria de Estado.
Encuestas muestran sin embargo que padece un déficit de credibilidad, además de ser percibida por una porción del electorado como arrogante y poco inclinada a la transparencia y rendición de cuentas, como en el caso del escándalo de correos electrónicos como jefa de la diplomacia.
Sus rivales políticos la tachan de oportunista, toda vez que ha cambiado sus posiciones en temas como la guerra de Irak, las licencias de manejo a indocumentados, la deportación de niños centroamericanos, el TLCAN y la Alianza Transpacífica.
Trump, de 70 años, llega al debate como el candidato presidencial más impopular de la historia pero impulsado por un electorado mayormente blanco y molesto con los políticos tradicionales, que participó en números récords en las elecciones primarias.
Aunque ha sido ridiculizado por ser un neófito de la política e ignorante en temas domésticos e internacionales, Trump derrotó a 16 políticos profesionales para ganar la nominación republicana, abanderando, según sus críticos, políticas racistas y xenófobas.
Entre sus fortalezas para el primer debate figuran su estilo directo y espontáneo, así como la imagen de buen padre de familia y de un septuagenario lleno de vitalidad física.
Pero la lista de sus debilidades incluye un temperamento volátil, suele dar datos falsos o erróneos de sus propias posiciones políticas, sus planes son vagos y recurre a la ofensa y la descalificación, sin distinción de género o edad.
Encuestas estiman que, a seis semanas de las elecciones presidenciales, hasta un 20 por ciento del electorado estadunidense se encuentra indeciso, en momentos que la carrera presidencial está en un virtual empate estadístico.
Pero aún aquellos que ya tienen favorito podrían cambiar su punto de vista, de acuerdo con un sondeo de The Wall Street Journal-NBC, según el cual hasta 34 por ciento de las y los votantes considera importantes los debates para fundamentar su voto, en especial entre los republicanos.
Aunque otro sondeo estima que solo 6 por ciento de las y los electores afirma que existe una buena probabilidad de que cambien su punto de vista, en una carrera cerrada, aún ese porcentaje puede hacer la diferencia.
En ese marco, la aspirante presidencial demócrata llega al primer debate como clara favorita, con un 44 por ciento de votantes que considera emergerá como la ganadora, frente a un 34 que opina lo mismo sobre el millonario, según la encuesta de The Washington Post y la cadena ABC.

Comentarios