Como sucede cada año, comenzó el estira y afloja entre el Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Municipio de Pachuca (SUTSMP) y el ayuntamiento capitalino respecto a la revisión salarial y de condiciones de trabajo. El SUTSMP, a través de su líder Percy Espinosa, advirtió que no aceptarán la oferta de incremento de 2 por ciento al salario que propuso la alcaldía ni otros ajustes a sus prerrogativas laborales como el retiro de 250 becas de educación primaria, secundaria y preparatoria; así como la eliminación del pago de gastos funerarios, entre otros. Percy amagó con ir a huelga durante los primeros días de marzo en caso de que la alcaldía no modifique su oferta; por su parte, la alcaldesa Yolanda Tellería, dijo que, en tal escenario, echará mano de trabajadores de confianza para hacer el trabajo de quienes suspendan sus labores. La versión de la munícipe coincide con la queja de su antecesor en el cargo, Eleazar García, quien desde que asumió la presidencia se quejó de que en la alcaldía capitalina la pesada loza del gasto corriente impedía invertir en las obras que la ciudad requiere. Lo mismo ha dicho Tellería: la ciudad no puede dejar de invertir y dedicarse solo a pagar salarios. Aquí cabe preguntar: ¿hasta qué punto son razonables las demandas de los trabajadores del SUTSMP? ¿Exigir un aumento de 17 por ciento en un año de recortes presupuestales es factible? Un dato interesante, que hay que analizar, es que, según Percy, solo 35 por ciento de toda la plantilla laboral del ayuntamiento es sindicalizada. El resto son trabajadores de confianza. Las exigencias, con cifras en la mano, caen en su justa dimensión. De filón. El megacentro comercial Explanada, que se construye en Pachuca, dará una opción más de entretenimiento y trabajo a los habitantes de la capital del estado. Se trata de una inversión de 2 mil millones de pesos que cambiará la dinámica urbana de Pachuca. Lo que deben tener en cuenta las autoridades es la necesidad de adecuar la infraestructura urbana para el impacto que tendrá una obra de tal naturaleza. No vaya a ser que se den cuenta cuando los embotellamientos nos alcancen.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios