En torno al cambio que viene con la reforma a la Ley Orgánica del Congreso se anticipan varios escenarios. Uno de ellos lo deslizó el propio presidente de la junta de gobierno Ricardo Baptista, quien anticipó su relevo tanto en el cargo referido como en la coordinación de la bancada morenista. En los corrillos de la política local se sabe que la voluntad de ceder el cargo abre la puerta a la negociación y fomenta la cohesión en la bancada del Movimiento Regeneración Nacional (Morena). El legislador dijo en entrevista ayer que el 16 de octubre terminará su periodo y adelantó que podría ser una mujer quien lo releve, versión que confirmó su compañero de bancada Víctor Guerrero Trejo, quien explicó que de esa manera acatarían el principio de equidad de género. Lo anterior sin olvidar que la persona que sea nombrada nueva coordinadora de la bancada tendrá que generar consenso tanto dentro como fuera del grupo morenista. Eso por un lado, pero los morenistas tendrán que convencer al menos a 12 diputados de otros partidos para aprobar la reforma a la ley orgánica. Entonces los morenistas tendrán que buscar a sus homólogos del PAN, PESH y Nueva Alianza. La tarea no será sencilla para los morenistas, que tendrán que enfrentar a la resistencia priista y a quienes desde el Poder Ejecutivo estatal meterán sus tentáculos para tratar de influir en la organización del Legislativo local. De filón. Frente al anuncio de que se pospondrá subir al pleno la reforma para despenalizar la interrupción del embarazo, el colectivo Marea Verde acudió ayer al Congreso para presionar a los legisladores y exigirles que ya no se pierdan entre las ramas. La espera ha sido larga como para que la legislatura de la alternancia cometa los mismos errores que sus antecesores. Ya veremos.

Comentarios